Hasta treinta quintales de café arábigo, por hectárea, comenzaron a cosechar los productores que en este mes inician el cultivo de ese producto en todo el país.

Este incremento de la productividad es resultado de la siembra de semilla de café, importada desde Brasil y entregada a los productores ecuatorianos, hace dos años por el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP),a través de su Proyecto de Reactivación de Café y Cacao Nacional Fino de Aroma.

Alba Margot Salazar Villafuerte dijo que se siente satisfecha con el Proyecto de Reactivación de Café y Cacao Nacional Fino de Aroma y contó que hace dos años recibió semilla de parte del MAGAP que la sembró en dos hectáreas de su finca ubicada en el recinto Juan Montalvo.

“La semilla es buena, pues las plantas florecieron muy bien”, manifestó, al agregar que espera cosechar cerca de 25 quintales de café cereza, en su primera producción. “Con el precio que están comprando el café cereza maduro, voy a sembrar una hectárea más de esta semilla”, mencionó.

Con la semilla importada de Brasil están sembradas, en Ecuador, 43.373 hectáreas de café arábigo.

Lucrecia Ormeño Pincay, beneficiaria del proyecto, comentó que en 2014 recibió la semilla que la sembró en una hectárea. Estimó que cosechará 25 quintales de café cereza, que los venderá, y con la rentabilidad obtenida sembrará una hectárea más, en 2017.

Sigilfredo Quimis Plua es otro de los productores de café que ha obtenido semilla, que la sembró en una hectárea. Consideró que los precios deben mejorar un poco más, pero ya está listo para el próximo año sembrar media hectárea adicional a las dos y media.

Javier Villacís, gerente del proyecto, precisó que antes de la llegada de la semilla de Brasil los productores obtenían hasta cinco quintales por hectárea, por lo que consideró que ahora, al registrarse hasta 30 quintales por hectárea –cifra récord- el país dio un salto tecnológico de más de 20 años de investigación.

Agregó que las semillas importadas de café poseen un elevado potencial genético en términos de productividad, tras precisar que están sembradas en todo el país, a excepción de Galápagos.

“Ecuador –dijo Villacís- comienza a vivir un nuevo despertar cafetalero que se da con articulaciones comerciales más justas, como las registradas en la provincia de Manabí”.

Explicó que en esa provincia este tipo de articulaciones han hecho que con una cosecha selectiva de grano maduro se supere la intermediación, que hizo decaer la calidad del café ecuatoriano creando el círculo vicioso de bajos precios y mala calidad.

Sostuvo que las estrategias implementadas en todo el país hacen que la caficultura vuelva a ser un negocio rentable, y que el país vuelva nuevamente a ser un importante productor mundial.

Fuente: Magap | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here