Ecuador saldrá a buscar mercados para introducir su merluza. Esto, luego de que una baja demanda haya afectado en más de un 60 % sus exportaciones en el último año.

La situación del sector, difundida por EXPRESO el pasado miércoles, motivó a que autoridades del Ministerio de Comercio Exterior, Ministerio de Agricultura y Proecuador se reunieran al día siguiente para delinear una estrategia que ayude a las 40 embarcaciones del gremio, la mayoría paralizadas debido al problema de comercialización.

Tras esta reunión, explica Fabricio Rodríguez, Proecuador decidió activar una alerta comercial para el sector merlucero. Esta alarma se enciende cuando se observan caídas abruptas sobre determinado producto. Según el coordinador técnico de Proecuador, eso implicará que las oficinas comerciales del país, ubicadas en Rusia y Turquía, empiecen a promocionar el pescado ecuatoriano y a negociar con los países que registran un alto consumo. Entre las tareas está el recuperar el mercado ruso y el venezolano, pero también hallar nuevas opciones de exportación en países como Rumanía, Ucrania y Lituania.

La pesca de merluza resurgió en el país en el 2014, como una alternativa de trabajo para cientos de pescadores, luego de que el Gobierno eliminara la pesca industrial de arrastre, debido a supuestos efectos negativos en el fondo del mar. Sin embargo, problemas de captura en un inicio y, ahora, inconvenientes en la comercialización han afectado a este sector que ha llegado a alcanzar $23 millones en ventas externas.

Este problema, según explicó Juan Carlos Correia, gerente de Operaciones del grupo Cobos, está impidiendo que el sector pueda desarrollarse y pueda aprovechar el potencial de captura que tienen las embarcaciones: más de 2.000 toneladas a la semana.

La labor de promoción, explicó Rodríguez, se reforzará con la participación en ferias. Para marzo y abril, más de 15 empresas merluceras participarán en ferias de mariscos de prestigio internacional. Una de ellas se dará en Bruselas (Bélgica), la otra en Boston (EE. UU.) Allí se espera que los empresarios ecuatorianos exhiban su producto y concreten ventas. La idea, dice Rodríguez, es acabar con la dependencia que antes se tenía con Rusia y Venezuela, fuertes compradores de merluza. Se espera ver resultados en 4 meses.

 

Fuente: Expreso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here