Los sectores público y privado se unirán para diseñar una estrategia comercial efectiva con el objetivo de conseguir la extensión del Sistema General de Preferencias (SGP) que otorga Estados Unidos a Ecuador y que finalizará el 31 de diciembre de este año.
El martes, Ricardo Estrada, presidente de la Corporación de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Corpei), manifestó que hay diálogos avanzados con el sector público para dicho objetivo.
Estrada explicó que la idea es que antes de que el nuevo presidente del país esté posesionado exista la hoja de ruta y el levantamiento de los fondos necesarios para dicho cometido comercial. “Si la podemos tener antes de mayo sería fundamental para aplicarla a partir de junio”, dijo el funcionario.
Frank Samolis, asesor de comercio de la firma internacional de abogados Squire Patton Boggs, señaló que ve buenas posibilidades para que Ecuador consiga la renovación del SGP.
No obstante, dijo que es posible que la legislación norteamericana imponga condicionamientos para que sean países elegibles que reciban los beneficios del SGP, y si esos requisitos son demasiado estrictos “perjudicaría a Ecuador en la búsqueda de mantener las preferencias o incluir productos adicionales”.
“En el otro lado de las oportunidades habría la posibilidad de que se incluyan dentro de la misma legislación un número de productos elegibles mayores de los que existen. En otras palabras, la estrategia debería estar diseñada para minimizar el impacto negativo y potencializar el positivo”, subrayó.
Además, Samolis recomendó que Ecuador busque aliados estratégicos en Estados Unidos, así como dialogar con las compañías americanas y asociaciones de comercio exterior que invierten en Ecuador e importan productos nacionales para fortalecer las negociaciones.
Mientras que el exembajador de Ecuador en Estados Unidos, Luis Gallegos, expresó que 133 países negociarán con el país del norte la extensión del SGP, en donde Ecuador debe actuar proactivamente para alcanzar dicha meta.
“La estrategia público-privada nos debe permitir una reacción positiva de las autoridades tanto del Ejecutivo como del Legislativo para no solo aprobar la extensión del SGP, sino para ampliar las relaciones que tenemos bajo nación más favorecida”, mencionó.
El exembajador agregó que el comercio con Estados Unidos genera a Ecuador un superávit de $ 1.500 millones en su balanza comercial. “Se trata fundamentalmente de tener una relación proactiva que permita defender el empleo y la estructura de divisas”, agregó Gallegos, “si no hay exportaciones, la dolarización tendría serios problemas, por lo tanto, la idea es preservar la capacidad de Ecuador en un mercado importante para nosotros”.
Fuente: El Telégrafo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here