Si bien las últimas semanas han sido favorables para los productores debido a las precipitaciones que están cayendo, no hay que olvidar los momentos críticos que pueden llegar una vez se terminan las aguas.

Para mediados de año, los ganaderos estaban esperando una época seca, el veranillo de San Juan como se conoce en la región Caribe. Sin embargo, ha ocurrido todo lo contrario: desde mayo se prolongó la temporada de lluvias y parece que no va a terminarse.

Aunque han ocurrido algunas calamidades recientes como el desbordamiento de los ríos Magdalena y Sinú, afectando poblaciones en Córdoba y Bolívar, la mayoría asegura que se trata de una buena época. (Lea: Consejos para que el ganado no pierda peso en época de precipitaciones)

Así lo confirmaron varios ganaderos de los departamentos del norte, quienes se han mostrado agradecidos porque se han presentado precipitaciones acompañadas de cielos despejados, proporcionando luz y humedad suficientes para un óptimo crecimiento del pasto.

Por este motivo, muchos pequeños y medianos productores han preferido seguir alimentando a sus animales, porque no ven necesario guardar forrajes con la abundancia que se ve en estas fechas.

Otros han querido almacenar y no han podido por la cantidad de agua, así que prefieren dejar que sus bovinos consuman incluso los pastos de corte. (Lea: 10 acciones que un ganadero debe emprender en épocas de lluvias)

En cambio, Néstor Stave, ganadero y experto en ensilajes, señaló que este momento debe servir para transformar y almacenar pasto tanto como sea posible, pues las lluvias podrían intensificarse y convertirse en un problema.

El productor explicó cómo ha hecho para elaborar silo y hasta heno, con un nivel tan alto de humedad. Independientemente del pasto que usted tenga (sea de pastoreo o de corte), Stave recomendó cortarlo un día antes de brindarlo, para darle tiempo de secarse al aire.

“Yo hago silo de montón, ahora que el pasto crece parejo, lo hago con máquina. Si llueve, le pongo el plástico. Es cierto que uno se atrasa, pero es peor dejarlo perder”, comentó. (Blog: Todo lo que debe saber del ensilaje para ganado bovino)

En este sentido, aconsejó tener plástico a todo momento para cubrir el silo si llueve con intensidad y tener un espacio adecuado, con techo y desagües para impedir que el agua contamine el material.

Para él, la época ideal para ensilar es cuando caen las primeras aguas y el pasto crece al mismo tiempo, por lo que va a sobrar alimento para guardarlo. En ese momento, puede obtener hasta el 50% del silo necesario para sus animales.

También no ha dejado de producir heno, que destina a los terneros. Para preservarlos de la humedad, los envuelve en plásticos y los guarda en el mismo sitio donde tiene los silos. (Lea: Alimentación alternativa para el ganado, una opción para todo el año)

“Si yo no logro hacer silo ahora, voy a tener problemas después. Porque se espera que en la segunda mitad del año, caigan lluvias mucho más fuertes y frecuentes y hay menos luminosidad en esa época, por lo que el pasto no podría crecer tanto y las rotaciones se hacen más largas”, precisó.

Fuente: contextoganadero.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here