El Productor

En una reciente visita a la Universidad de las Fuerzas Armadas de Ecuador, IASA-ESPE, los equipos de Diario EL PRODUCTOR y EL PRODUCTOR TV tuvieron la oportunidad de explorar el avanzado centro de producción avícola de la institución. Durante este recorrido, conversamos con el ingeniero Mario Ortiz, docente de la Facultad de Ingeniería Agropecuaria y especialista en aves.

Ortiz compartió valiosos conocimientos sobre la cría de gallinas y la producción de huevos comerciales que se llevan a cabo en este centro, destacando los buenos resultados obtenidos.
Ubicado en Sangolquí, Pichincha, el centro cuenta con modernas instalaciones para la cría de aves ponedoras. Allí, los estudiantes tienen la oportunidad de aprender y practicar el manejo de las ponedoras como parte de sus actividades académicas, integrando teoría y práctica en un entorno de alta tecnología.

Al iniciar el informe, el especialista destacó que la raza LOHMANN BROWN es la escogida para su producción debido a su resistencia y adaptabilidad. Esta línea genética, originaria de Alemania, es conocida por producir huevos de gran tamaño y con una coloración marrón distintiva, además de ser rústica y resistente, especialmente en zonas de altura como donde se ubica su centro en la Sierra ecuatoriana. Recalca que como están trabajando con estudiantes requieren de una genética fuerte y rústica para aguantar el manejo que se dé.

Importancia del Tamaño de la Producción

El especialista explica que, para lograr un sistema tecnificado y rentable, es crucial establecer un punto de equilibrio. El galpón académico puede albergar hasta 2,500 aves, manejado por una sola persona en tres horas diarias. Sin embargo, para un productor comercial, recomienda iniciar entre 3,000 y 3,500 aves para asegurar un margen de utilidad adecuado.

Alimentación Esencial para la Productividad

La alimentación es un pilar fundamental. Las aves reciben un alimento en polvo, formulado específicamente según su edad, porcentaje de postura y temperatura ambiental. La dieta básica consiste en una mezcla de maíz y soya, 60- 30, con un consumo diario de 120 gramos por ave, lo cual es crucial para mantener una alta productividad, alcanzando hasta 300 huevos en 80 semanas de vida por gallina. Con esa alimentación esperamos tener un huevo entre 25 y 26 horas, explicó.
Como dato interesante añadió que tienen un gallo en el galpón ya que su canto es un estímulo importante para la postura. «Por genética estas gallinas no necesitan gallo, pero hemos notado que su presencia estimula la postura», anoto Ortiz.

Manejo de Bioseguridad y Enfermedades

Fue enfático en afirmar Para prevenir enfermedades, la bioseguridad es primordial. Solo el personal encargado puede ingresar al galpón, minimizando el riesgo de introducir patologías. Además, las aves deben ser sometidas a un riguroso plan de vacunación contra enfermedades comunes como bronquitis, Newcastle, Gumboro, y síndrome de baja postura. Aclaro que cuando se nota cambio de coloración en los huevos se debe estar alerta porque puede ser una muestra de algún problema de salud. Ortiz enfatizó que el manejo estricto de la bioseguridad y las vacunas ha sido efectivo en sus más de 20 años de experiencia.

Al preguntarle al especialista por la vida productiva de las gallinas, anoto que por lo general esta línea genética soporta 100 semanas de producción, pero que ellos por procesos académicos hacen un proceso de muda que implica volver a una etapa de producción mediante un descanso fisiológico lo que les permite tener gallinas de 140 a 150 semanas de producción, con una producción del 70%.

Mantenimiento y Limpieza

El manejo del estiércol se realiza con una limpieza regular cada 30 a 45 días, dependiendo de la humedad y la temporada. El uso de cal ayuda a controlar los malos olores y la presencia de moscas. En zonas con diferentes condiciones climáticas, los tiempos de limpieza se ajustan en consecuencia.
Las jaulas pueden ser de 60 por 45, de manera que cada ave tenga 540 cm cuadrados de espacio físico.

Consejos para Nuevos Productores

Finalmente, Ortiz ofrece tres consejos esenciales para quienes deseen iniciarse en la producción avícola:
1. Nutrición: Asegurarse de proporcionar una dieta balanceada y adecuada a las necesidades de las aves.
2. Bioseguridad: Implementar estrictas medidas de bioseguridad para prevenir enfermedades.
3. Calidad del Agua: Garantizar que las aves tengan acceso a agua de calidad en todo momento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí