El mercado mundial del melón ha sufrido altibajos en muchos países esta temporada. La pandemia de COVID-19 sigue afectando a las ventas, ya que muchas empresas de catering no han vuelto todavía a los niveles operativos anteriores a la pandemia, con el consiguiente impacto en la demanda de este sector. Los problemas logísticos también siguen afectando a las importaciones en algunos países, haciendo subir los precios y llevando a la cancelación de algunos programas, como se ha visto en China, que no empezó a importar melones brasileños hasta 2020. Las condiciones meteorológicas en países de Europa también provocaron una falta de interés por los melones, ya que tradicionalmente son un capricho veraniego para muchos consumidores, para consumirse en días soleados.

Temporada difícil para los melones y sandías españoles
La complicada campaña española de melones y sandías terminó en la zona productora más tardía, Castilla-La Mancha, hace unas dos semanas, con precios bajos para los melones y desastrosos para las sandías debido al aumento de la superficie y a la falta de exportaciones. El año pasado, la región batió un récord exportando el 40% de sus sandías, mientras que este año solo se ha exportado la mitad, principalmente debido al tiempo frío y lluvioso en Europa.

Los precios del melón Piel de Sapo han sido buenos en general para los productores, pero los precios pagados en los mercados (sobre todo en España) llevaron a los comerciantes a obtener márgenes muy ajustados o incluso a registrar pérdidas en algunos casos. Las marcas de primera calidad pudieron mantener mejores precios, pero las marcas estándar han sufrido bastante.

Hace unas tres semanas llegaron los primeros envíos de Brasil a los mercados españoles. Las lluvias en Castilla-La Mancha afectaron a la calidad de los últimos melones y sandías, por lo que algunos importadores empezaron un poco antes este año. Ahora los precios no son tan altos y el tiempo se mantiene cálido en España, lo cual está dándole un impulso a la demanda. Sin embargo, los importadores están teniendo grandes dificultades con la logística debido a la falta de barcos y a los enormes retrasos. «Las navieras están teniendo que romper sus acuerdos y es bastante difícil planificar programas de suministro con los supermercados. Va a ser una temporada muy difícil para las importaciones», afirma un comercializador de melones y sandías.

Países Bajos: Los melones brasileños vuelven al punto de partida tras un buen comienzo
La temporada de melones brasileños arrancó con fuerza este año. Los importadores hablan incluso del mejor comienzo de la última década. «Debido a los retrasos, no hubo una buena transición entre la temporada de ultramar y la española, y esta escasez provocó una fuerte subida de los precios. Ahora, sin embargo, los precios están volviendo rápidamente a sus niveles anteriores», dice un importador holandés. «Esperaba que, debido al aumento de los costes del flete marítimo y del cartón, entre otras cosas, se enviaran menos melones brasileños a Europa, pero hemos observado que la oferta está a un nivel similar al de años anteriores. Los precios se mantienen a un nivel razonable, pero los mejores niveles ya han quedado atrás».

Alemania: La demanda sigue ahí, pero el interés disminuye 
Aunque la temporada de melones está llegando a su fin, todavía se observa cierto interés por parte de los minoristas de alimentación. Un gran mayorista del sur de Alemania tiene en oferta melones italianos de otoño, entre los que hay melones Galia y Honeydew, pero también sandías de Brasil. Ha habido una demanda relativamente débil este año, lo cual se debe, en parte, a las condiciones meteorológicas. Las ventas han sido difíciles desde agosto. Además, existe una fuerte competencia por parte de los proveedores turcos, que ofrecen sandías a precios mucho más bajos.

El mayorista afirma que los melones no son particularmente relevantes para los restaurantes fuera de los meses de verano, sin embargo, siguen atrayendo el interés del comercio minorista de alimentación. Por lo general, las cafeterías también suelen interesarse por los melones, pero debido al trabajo de oficina que ha estado haciéndose de manera remota, no ha habido mucha demanda. Trabaja sobre todo con sandías y melones Cantalupo, verde y Galia. La demanda de melones está aumentando ligeramente.

En general, sigue habiendo cierta demanda, pero el interés está disminuyendo. Los minoristas de alimentación ahora prefieren las clementinas. Los productos los suministran España e Italia. Este año, ofreció brevemente sandías de Alemania, pero estos productos casi siempre los venden directamente los propios agricultores.

Los precios se mantienen razonablemente estables.

Italia: Las sandías y los melones rara vez se compran por internet en Italia
Según los datos del Panel de Consumidores de GfK, en Italia, de cada 100 familias que han comprado melones o sandías al menos una vez en el último año, el 59,3% compró ambos tipos (frente al 55,6% de hace dos años), el 26,1% compró solo melones y el 14,7% restante solo sandías. En el último año, finalizado en agosto de 2021, se ha registrado un crecimiento del 9% en la compra de sandías. A diferencia de otras categorías, en las que lo ecológico ha experimentado un rápido crecimiento y suele contribuir al crecimiento global, con las sandías las familias italianas que han comprado variedades ecológicas suman solo 2 millones, por lo que el total se mantiene más bien estable en comparación con el año pasado. Por tanto, existe potencial de crecimiento en esta categoría. En cuanto a los canales de compra, solo el 2,6% de las familias italianas compran sandías por internet y hay un considerable potencial de desarrollo. En la categoría de los melones, el desarrollo de las variantes ecológicas parece bueno, con 2,7 millones de familias italianas que las han comprado (+19,4% en comparación con hace dos años). Por el momento, solo el 4,2% de las compras de melones en Italia se realizan por internet. Para ambas categorías, la media de edad de los compradores medios es bastante elevada.

Un mayorista del norte de Italia afirma que el mercado de sandías y melones se ha mantenido en claroscuro (muy contrastado) durante todo el verano de 2021. El 18 de octubre, recibieron los últimos lotes de melones amarillos de un productor de Apulia y los vendieron a 40/50 céntimos el kg. En los próximos días, recibirá los melones amarillos de Sicilia y el precio de venta será más o menos el mismo. La producción de melones y sandías fue fuerte durante todo el verano de 2021 en todas las zonas de producción italianas. En el caso de las sandías, por ejemplo, los precios fueron en general bajos, porque el suministro se mantuvo constante, con una oferta superior a la demanda. Solo algunas categorías, por ejemplo las minisandías especialmente buenas o las de marcas reconocidas, han obtenido mejores resultados. Solo ahora, al final de la temporada 2021, con unas existencias que se prevé que solo duren unos días más, las sandías están alcanzando precios más altos.

Sudáfrica: Los efectos de enfermedades y la pandemia dificultan la producción y la venta de melones
Actualmente, los melones se están cosechando en el extremo norte de la provincia de Limpopo y la actividad continuará hasta mayo del próximo año. Los melones se plantan desde agosto hasta febrero para producir durante todo el año. En otoño e invierno los productores de melones de Limpopo plantan variedades que en verano producirían frutos demasiado grandes, pero que cuando se cultivan en invierno alcanzan el tamaño perfecto para los periodos de transición de la temporada. Los consumidores sudafricanos suelen preferir las sandías antes que los melones.

En el Cabo Oriental, los melones se plantan desde agosto hasta diciembre y se cultivan desde diciembre hasta finales de marzo. En el Cabo Occidental, los melones que se cultivan para la última franja de abril van muy bien, pero este es un periodo en el que los productores (porque nadie cultiva exclusivamente melones) están muy ocupados con las uvas de mesa.

El impacto de la COVID en el sector de la restauración, la hostelería y el turismo ha afectado de manera «enorme» a los melones, afirma un productor de melones de Limpopo.

El consumo nacional de melones está en declive y algunos productores afirman que con el paso de los años han reducido la superficie plantada, pero la fruta tiene la ventaja de que es capaz de soportar el calor extremo y la intensidad del sol en el extremo norte de Limpopo.

Los productores sudafricanos de melón también suministran fruta fresca cortada para la exportación.

Una preocupación para los productores locales de melón en el noreste del país es la reciente llegada a Sudáfrica de un virus que causa amarillamiento y atrofia; «una enfermedad terrible», dice un productor. En los últimos tres años, el virus del atrofiamiento amarillo de las cucurbitáceas se ha extendido en el norte del país y varios productores han perdido toda su cosecha. Afecta con intensidad a las sandías. Su efecto es menos grave en los melones, pero requiere una gestión cuidadosa. Un especialista en cucurbitáceas de una empresa de semillas afirma que la presión de esta enfermedad (transmitida por la mosca blanca) ha sido aguda en los dos últimos años y parece que se está extendiendo. Algunos agricultores han retirado todas las plantas de esta familia de sus explotaciones durante largos periodos para tratar de romper el ciclo.

Por su parte, los productores de la Provincia Oriental del Cabo afirman que no se han visto afectados.

La variedad Piel de Sapo, poco conocida a nivel doméstico, se cultiva en el Cabo Oriental. En el norte de Sudáfrica no le fue bien, dice un productor.

Según el mercado municipal de Johannesburgo, el precio medio del melón reticulado es de 16,47 rands (0,977 euros) por kg.

China: Las escasas ventas de melones llevan a los importadores a suspender sus planes para los melones brasileños
En 2020, se autorizó por primera vez la exportación de melones brasileños a China. Los consumidores chinos no están familiarizados con el melón brasileño y el precio alcanza los 200 RMB/por melón en el mercado, lo que los hace 4-5 veces más caros que los nacionales, sin resultar competitivos en términos de sabor. Esto llevó a muchos importadores a suspender sus planes de importación esta temporada tras una breve prueba.

En los últimos meses, las ventas de melones nacionales no han sido muy buenas. El comienzo de la temporada de producción de melones de Xinjiang, en agosto, es el mejor momento para la venta en el mercado. En ese momento, el tiempo es cálido y los consumidores demandan muchos melones. En este momento, el suministro de melones de Xinjiang está llegando a su fin, los melones de origen sureño aún no se están comercializando a gran escala, y la oferta de melones en el mercado es escasa. El Kimberley Chiba, procedente de la región productora de Mongolia Interior, está actualmente disponible en el mercado a un precio de 29 RMB / pieza (unos 500g).

Norteamérica: El suministro de melones en Norteamérica se mantiene estable
Los volúmenes de sandías orgánicas sin semilla y mini de Nogales son buenos y se espera que esto siga siendo así hasta el Día de Acción de Gracias, el mes que viene. El suministro es comparable o ligeramente inferior al del año pasado», dice un productor-expedidor. «En California, el programa de melones está ya concluyendo o, al menos, queda muy poco para que lo haga».

Los suministros de melón Cantalupo ecológico y convencional y de melón Honeydew ecológico y convencional han comenzado ya a llegar en México. «Ha hecho algo de frío en la región del norte de México, por lo que la cosecha se ha retrasado un poco. Para nosotros, está comenzando una o dos semanas más tarde de lo habitual», dice el productor-expedidor. Añade que ambos tipos de melones tendrán una producción o igual o ligeramente inferior a la del año pasado. «Las condiciones de los mercados del melón el año pasado fueron algo complicadas durante esta época, así que creo que la gente se ha echado un poco atrás». A nivel nacional, Arizona también ha iniciado la producción de melones convencionales.

En cuanto a la demanda, por ahora es buena para los melones, pero a medida que las temperaturas caigan en las regiones compradoras, la demanda se ralentizará. En cualquier caso, en algunos de los lugares con climas más cálidos para el invierno, la demanda se mantiene constante. Esperamos una demanda consistente hasta el otoño, dice el productor.

En cuanto a los precios de los melones ecológicos, actualmente están a un nivel promedio. «Son un poco más altos que el año pasado, ya que las condiciones del mercado han sido buenas, pero los precios ya se están ajustando y creo que luego se mantendrán», añade.

La semana que viene: Resumen del mercado global de la naranja

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here