Los pescadores de Esmeraldas están preocupados por problemas que afectan sus labores diarias, referidos a necesidades como la ampliación de créditos, la continuidad de capacitaciones a los pescadores por parte de la Armada Nacional, devolución de motores robados a sus dueños y la seguridad en alta mar. Para escuchar los requerimientos del sector se realizó una nueva reunión del Comité de Seguridad Humana en el Mar, en Tonchigüe, Atacames, Esmeraldas.
Jaime Lasso, de la Dirección Regional de Espacios Acuáticos de Esmeraldas, indicó que la Armada coordina su trabajo a través de operativos y acciones especiales para la lucha contra el narcotráfico.
El ministro Coordinador de Seguridad, César Navas, expresó que “existe la voluntad de las autoridades para resolver los problemas de seguridad en el sector pesquero” y se refirió a la importancia de reportar sobre hechos ilícitos.
Una de las propuestas que avanza es la colocación de sistemas GPS en las embarcaciones para la rápida ubicación en alta mar en base a la plataforma tecnológica del ECU911. En la reunión se sugirió que los botes no se alejen más de 35 millas náuticas hacia Colombia, ya que muchas pasan a las aguas territoriales de ese país lo cual hace más difícil cualquier auxilio.
Otro tema expuesto fue el de 360 pescadores detenidos por tráfico de drogas en Centroamérica, que por su origen humilde carecen de recursos para gestionar una debida defensa por lo que las autoridades se comprometieron a estudiar la manera de asesorar a las familias sobre los trámites y cómo lograr la repatriación de esas personas lo más pronto posible.
Según información de la Subsecretaría de Recursos Pesqueros, recogida por la agencia de noticias Andes en Esmeraldas, hay unas 900 embarcaciones, la mayoría es de fibras de vidrio, y 30 barcos tipo nodrizas que utilizan alrededor de 3.000 pescadores artesanales.
El asalto y robo a las embarcaciones pesqueras, seguido del tráfico de combustibles y estupefacientes son los principales delitos que afectan al espacio acuático en la provincia. Debido a esto, la Fiscalía creó la Unidad de Delitos Acuáticos que actúa en esa jurisdicción, desde 2012, y busca contrarrestar estas infracciones, muchas de las cuales se cometen en la zona de frontera y que tienen origen transnacional.
La Fiscalía de Esmeraldas informó que en los 6 primeros meses de 2015 se iniciaron 27 causas, de las cuales 2 están resueltas con sentencias condenatorias y las otras 25 aún son sustanciadas.
Mientras que en 2014 comenzaron 58 investigaciones previas, de las cuales 24 correspondieron a casos de robo. Además, según cifras oficiales proporcionadas por la Dirección Nacional de Espacios Acuáticos (Dirnea), 6 personas fueron detenidas por actos delictivos, 8 camaroneras fueron asaltadas, 7 embarcaciones robadas y en otras 7 atracaron a los pescadores.
Para combatir los delitos en alta mar, la Fiscalía propuso que la Armada sea un aliado contra estos delitos y que cumpla en alta mar el equivalente al papel de la Policía Judicial. También que las 24 horas de detención con fines investigativos se cumplan desde el momento en que los detenidos lleguen a tierra.
El fiscal Galo Chiriboga expresó, en la Comisión de Justicia de la Asamblea, que es necesario reformar los artículos del 526 al 528 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) que se refieren a las faltas registradas en situación de flagrancia y sobre las que pueden detener a los sospechosos. Mientras tanto, la Fiscalía utiliza un manual que se aplica solo en casos de delitos cometidos en el mar territorial.

Fuente: El Telégrafo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here