La zona de cuarentena para la mosca de la fruta mexicana se está ampliando a más regiones todavía del valle del Río Grande, Texas (EE. UU.).

«Nuestros costes están aumentando entre 250 $ y 500 $ por hectárea, en algunos casos, en los que se fumiga constantemente para acabar con la mosca de la fruta», explica Dale Murden, un productor de cítricos de la región.
Uno de los huertos de Murden se encuentra en Harlingen, justo en el borde de una de las zonas en cuarentena. Afirma que el problema de la mosca de la fruta no deja de empeorar.
Murden explica que, sin fruta, la mosca no se propaga. En febrero, había solamente dos zonas en cuarentena en el valle, ambas en el condado de Cameron. Ahora, el alcance de la mosca cubre la mayor parte del condado de Hidalgo, y también hay una zona en el condado de Zapata.
El productor de cítricos añade que las zonas en cuarentena pueden ser delicadas para los productores. Quienes cultivan en esas regiones pueden seguir cosechando las frutas, pero solo según la normativa.
Murden afirma que los productores del otro lado del Río Grande también están sufriendo la plaga.
La mosca de la fruta no es la única preocupación para la industria citrícola del valle. Los agentes de Texas Citrus Mutual declaran que hay que eliminar todos los árboles infectados con cancro de los cítricos. Unos equipos están monitoreando las zonas para comprobar si han pasado por alto algún árbol que deba eliminarse.
Se ha encontrado el cancro en árboles de limas en Rancho Viejo. Desde entonces, se han eliminado más de 100 árboles.
Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here