Ecuador es un país que ha sido bendecido por condiciones agroclimáticas que le permiten producir y exportar productos tan diversos como la quínua, bananas, palmito, alcachofas y hoy en día, uno de sus desafíos es seguir ampliando el sector exportador de frutas no tradicionales donde ya tienen una gran experiencia con frutos como el mango, piña, papaya hawaiana, Granadilla, uvilla, limón tahití, guayaba, aguacate (Hass) y la pitahaya.

Según comenta el director ejecutivo de Agrocalidad, Diego Vizcaíno a Portalfruticola.com, este último sector es uno de los que ha presentado un mayor crecimiento. «El crecimiento que están teniendo las exportaciones de las frutas no tradicionales ha sido de entre un 5 y un 6% anualmente, eso nos dice que a mediano plazo este va a ser un rubro muy importante para las exportaciones de Ecuador».

Hace una semana APHIS, el servicio de inspección animal y vegetal del Departamento de Agricultura de EE.UU., comunicó que el proceso para permitir la importación de pitahaya fresca desde Ecuador se encuentra en los últimos trámites, realizando los últimos comentarios sobre el Análisis de Riesgo de Plagas (ARP) realizados para evaluar los riesgos de plagas y que detalla las medidas de mitigación propuestas prescritos para tratar cualquier plagas en la importación de dicha fruta.

Daniel Roldán, presidente de la Asociación de productores y comercializadores de Pitahaya en Ecuador, comenta que este convenio se ha estado trabajando en los últimos ocho años y que por la presencia de la mosca de la fruta en Ecuador, no se pudo avanzar con mayor rapidez.

«La producción de la pitahaya es bastante nueva para Ecuador. Recién hace tres o cuatro años hemos logrado una calidad de exportación. Este fruto se comercializa en un 75% en el mercado interno. Estos últimos años hemos tenido algo de experiencia en la exportación de pitahaya a mercados de Europa y Asia, pero en volúmenes muy pequeños», dice Roldán.

Asimismo, el director de Agrocalidad comenta: «La pitahaya ha tenido un gran auge en los últimos años, sobre todo en las estribaciones de la cordillera, principalmente a niveles de subtropico y en las partes orientales (Provincia de Pichincha, Provincia de Bolívar), donde lo cultivan los agricultores tradicionales. Actualmente deben haber entre 1.200 y 1.400 hectáreas cultivadas y seguimos con un crecimiento paulatino».

El consumo de la pitahaya se relaciona principalmente con beneficios medicinales, como fuente de antioxidantes y por que sus semillas contienen ácidos grasos beneficiosos, son ricas en fibra y mejora el tránsito intestinal, ya que ayuda a la digestión y a la desintoxicación del organismo.

Según datos del Banco Central de Ecuador, en 2015 se exportó 340 toneladas de pitahaya, siendo los principales mercados Hong Kong, Singapur y Holanda.

«El 2015 tuvimos una producción de 1.000 toneladas y para este año esperamos alcanzar las 1.200. Sin embargo dentro de los dos próximos años deberíamos ver un incremento mayos, debido a que las nuevas plantaciones entrarán en producción», comenta Daniel Roldán, quien además agrega «debido a los requerimientos de exportación el sector oriente de producción, que es donde se da la variedad ‘tipo nacional II’ que es la favorita de los importadores, debería pasar de 400 hectáreas de plantación a 600 en 2018».

Pero uno de los temas que complica a la industria es que la calidad del fruto aún no ha logrado estandarizarse y los costos de producción han ido subiendo, lo que hace más difícil el panorama. «Si bien tenemos certificaciones internacionales que son las que nos exige Europa para exportar, creemos que aún hay mucho por hacer a nivel de producción. Pero los costos agrícolas han estado incrementándose y la condición económica del país a estado decreciendo, eso yo pienso que va a afectar la motivación de los productores», explica Roldán.

Sin embargo, la apertura a un mercado como EE.UU. podría mejorar el escenario de la pitahaya en el largo plazo. Como comenta Diego Vizcaíno de Agrocalidad «este es un esfuerzo que hemos estado realizando en el plan de apertura de nuevos mercados para los frutos no tradicionales. Hace dos años abrimos papaya por ejemplo, que estuvo muy estancado. Ahora se unieron las moras y frambuesas y dentro de los próximos 90 días lo hará la pitahaya. Podemos decir que las exportaciones no tradicionales hacia los EE.UU. se están viendo favorecidas enormemente».

Roldán, por su parte, cree que el ingreso a EE.UU. no será fácil «creo que va a ser complicado en un principio porque la pitahaya es un fruto desconocido y porque no sabemos cuál es la calidad que nos van a exigir. Creo que cuando el consumidor conozca cuáles son los beneficios medicinales del fruto, pensaría que hay un buen panorama».

El período de recepción de comentarios por parte de APHIS se abrió el 8 de abril de 2016 y termina el 7 de junio de 2016.

Fuente: Portal Fruticola | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here