Unas 600 reses abrían muerto en el terremoto del 16A, tanto en la provincia de Esmeraldas como en Manabí.

Especialmente en la parroquia San Isidro de San Vicente, según datos de la Federación Nacional de Ganaderos.

El presidente de los ganaderos a nivel del país, Rubén Párraga, dijo que también en Poza Honda varias reses cayeron al agua, así mismo en Pedernales, El Carmen, Chone y otros cantones más. El ganado corrió de un lado a otro con el movimiento telúrico y los animales cayeron a huecos o barrancos y perdieron la vida.
Consecuencias. Indicó que luego de la eventualidad la venta de carne y leche mermó bastante, y en los últimos días la cosa empeoró debido a que los productos cárnicos están ingresando por las fronteras de los países vecinos al mercado local, y eso está afectando el comercio nacional y se deberían de buscar alternativas para reactivar la venta de los productos locales.
El dirigente aseguró que ha mantenido varias reuniones con el ministro de Agricultura y con el de la Producción, y junto al gremio ganadero han solicitado que por cinco años se dejen de cobrar cargas tributarias como; impuesto a la tierra, impuesto anticipado, IVA, entre otros.
Párraga dijo que también se ha solicitado créditos al BanEcuador y a la CFN.
Fuente: El Diario | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here