El común denominador de la agricultura familiar es que la forman muy pequeños agricultores en situación de pobreza o muy vulnerables a la pobreza. Esa es una de las conclusiones a la que llegó el Grupo Diálogo Rural, apoyado por la organización Rimisp (ente Latinoamericano para el Desarrollo Rural), en su última reunión.

El agro es extraordinariamente diverso en regiones, culturas, productos, sistemas, orientaciones de mercado; por tanto, la política pública debe dar cuenta de esa diversidad.

El grupo recomienda fomentar cambios en las relaciones de producción, comercialización en los diferentes rubros y territorios orientados a la inclusión y eficiencia productiva; centrarse en el fomento productivo, no solo innovación tecnológica, sino otros factores de la producción y en los servicios de apoyo; así como fortalecer la asociatividad, el capital y la cohesión social. Además de ayudar a tender puentes entre el pequeño productor con su comunidad, su territorio, “pero también con otros actores de las cadenas de valor: proveedores de insumos, supermercados, industrias, exportadores y el propio Estado”.

“El mismo agricultor debe ser protagonista del cambio que quiere dar. Deberían desarrollarse diferentes instrumentos de contextos diferenciados”, señala Lissi Vélez, del proyecto BID-Fomin.

Andrés Salvador, de BanEcuador, señala que “la idea es darles las herramientas a los productores para que puedan salir de la pobreza. ¿Cuál es el rol de las personas? No seguir en la cultura del paternalismo. El protagonismo y la corresponsabilidad del agricultor son fundamentales”.

Uno de los problemas que ve Francisco Rhon es que las organizaciones campesinas a veces se involucran más en la política que en la agricultura.

“El agricultor familiar se siente abrumado, vulnerable, angustiado ante fuerzas enormes que escapan a su entendimiento y control; por eso reacciona a la defensiva, con tensión y conflicto. Si no se comprende a esas personas sobre las cuales la política pública quiere afectar, no va a resultar”, agrega Ney Barrionuevo, secretario Técnico del Grupo de Diálogo Rural.

Por lo tanto, cree necesario prevenir para no pasar del paternalismo estatal al paternalismo empresarial. “No hay una receta única ni en la política pública ni en el modelo de negocio”, señala Barrionuevo.

 

 

 

 

 

Fuente: Expreso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here