Ayuda a mantener una buena alimentación, a economizar y a aprovechar los desechos orgánicos que se generan en las casas.

Hortalizas y verduras que crecen en botellas plásticas recicladas es lo que más se ve en los huertos orgánicos que cada vez son más frecuentes en los hogares de los ecuatorianos.
La agricultura urbana es una actividad integradora que incrementa la biodiversidad urbana y mejora la gestión ambiental, los ingresos. Además genera empleo y ahorro por el consumo de la producción propia para sus participantes.
Lo primero que hay que tener es la voluntad de iniciar un proceso que ayudará mucho a la alimentación sana de la familia y a la economía, luego hay que buscar información o asesoramiento, que generalmente se encuentra en los municipios. Finalmente se debe disponer de macetas, tierra, espacio y conseguir las semillas, señala Lourdes Cueva, una madre y abuela que ya se beneficia con los productos de su huerto.

Manos a la obra
Recipientes elaborados con materias primas sin tóxicos como por ejemplo telas de cáñamo, fibra de coco, maderas o cerámica (maceteros) que tengan entre 7 y 15 cm de profundidad, tierra enriquecida y semillas, son los principales ingredientes para iniciar un huerto en casa.
El espacio puede ser grande o pequeño (el patio, la terraza, el balcón), pero lo importante es que esté al aire libre y reciba luz y calor, todo es cuestión de organización, indica la mujer.
Las herramientas cuentan mucho, pues ayudan a no utilizar y maltratar las manos, por lo que sugiere adquirir una pala, un rastrillo, unas tijeras podadoras y una regadera para comenzar. Entonces las acelgas, las cebollas, las lechugas, la col, los rábanos… comenzarán a brotar. Lourdes expresa que es preferible, en un comienzo, hasta adquirir experiencia, optar por cultivos de ciclo corto, asistir a cursos y talleres y seguirse formando en el cultivo, cuidado, épocas de siembra y de cosecha.

Cómo elaborar compost
La tierra para el cultivo de los vegetales debe ser ligera, porosa y rica en nutrientes. Se la puede comprar, aunque también hacer en casa usando todos los desperdicios que salen de la cocina.
El ingeniero ambiental Luis Díaz recomienda realizar el compost con las cáscaras de legumbres, las verduras, las hortalizas y las frutas, además de restos de comida preparada, los desechos del jardín después de una poda, entre otras cosas.
Primero se recolecta todos los desechos en un recipiente con una funda plástica, se tapa y guarda por una semana, luego se mezcla con material orgánico que absorba la humedad, como viruta o aserrín, porque la materia orgánica tiene aproximadamente el 80% de humedad que escurre (lixiviados).
El próximo paso es el compostaje en sí. Se construye un pequeño cilindro con tela metálica donde se coloca la materia orgánica que debe ser movida por lo menos dos veces a la semana con una pala para oxigenarla y conseguir que la degradación sea uniforme y sobre todo no huela mal. Este proceso dura entre cuatro a cinco semanas, la materia cambia de color y se vuelve más oscura. Se la retira, se deja en reposo unas dos semanas y luego se usa en las plantas, los jardines, y en los huertos.

 

 

Fuente: La Hora | ElProductor.com

1 Comentario

  1. tengo interés por la producción urbana y este árticulo me ha gustado mucho y me insentiva, ya que dispongo de una terraza grande, en tal razón agradecería si me ayudan con el contacto de personas que se dediquen a esta actividad para contactarme para ver la posibilidad de realizar un proyecto o integrarme a algún proyecto existente, además agradeceria me dieran información sobre profesionales que me puedan ayudar con esto de huertos urbanos.
    sin más agradezco su gentileza.

    Marina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here