Productores de El Oro aprovecharon un día de campo en la granja experimental “La Cuca”, para conocer los beneficios que prestan el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIAP) y el Gobierno Provincial.

Durante el recorrido y salida al campo, los productores conocieron las  líneas promisorias de arroz y despejaron dudas sobre el tratamiento de sus plantaciones.

Con estas actividades se pretende tener una escuela, donde los representantes de organizaciones y productores aprendan sobre nuevos manejos y los repliquen en sus sectores, parroquias y cantones.

Los aportes del INIAP al sector arrocero se expresan en la entrega de 13 variedades mejoradas, que han  permitido  al  país pasar de importador a exportador los excedentes de esta gramínea, garantizando la seguridad y soberanía alimentaria del Ecuador en este rubro, como también  en otros de similar importancia en la alimentación de los ecuatorianos.

La granja experimental “La Cuca” tiene 38 hectáreas, donde se cultiva maíz, frutales, mango, arroz.

Ernesto Castro Jaramillo, director Provincial Agropecuario, destacó que el INIAP, como institución estatal líder en la investigación agropecuaria, tiene como misión generar y validar tecnologías apropiadas para el sector agropecuario en general, y que sus investigaciones y tecnologías aportan y fortalecen el desarrollo de subsectores como el agrícola, forestal, pecuario y agroindustrial del país.

Agregó que el trabajo desplegado por sus investigadores desde las siete estaciones, cinco granjas experimentales y un centro de bio-conocimiento,  ubicados estratégicamente en el territorio nacional,  les permite generar y validar tecnologías que en la práctica se reflejan con la entrega de nuevas variedades, híbridos y material vegetativo  superior para una larga lista de cultivos, entre los que se destacan los granos básicos, cereales, leguminosas, oleaginosas, frutales, entre otros.

Como respaldo a estas entregas los paquetes tecnológicos de innovadoras prácticas agronómicas que, sustentadas en el manejo integrado de cada uno de los cultivos, promueven una agricultura más limpia y menos contaminante en el campo, con el fin de garantizar alimentos de calidad a los consumidores y la exportación.

Marcelo Vivanco, productor de la Cooperativa 27 de Julio, dijo que lo primordial y a lo que él apela es al trabajo conjunto, para que la granja funcione lo mejor posible, ya que es una base que asegura el trabajo de los arroceros para subsistir.

Fuente: MAGAP | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here