Este año, la recolección de peras ha empezado más temprano de lo habitual dada la excepcional situación de los cultivos, que han sufrido en las últimas semanas desde heladas a golpes de calor. Tanto es así que el bajo volumen de pera disponible, debido a las malas condiciones climáticas, se ha visto afectado en un descenso de un 15% de fruta embalada para exportación. No obstante, según Juan Bonifacio Lastra, responsable en Cosur SA, “la temporada la esperamos con buenas expectativas dada la falta de producción en el hemisferio sur, lo que puede causar una gran demanda en el resto de países”.
Son diversos los destinos interesados en recibir peras argentinas, destacando Rusia, Italia, EE.UU. y otros países de Latinoamérica. El caso de Rusia es especialmente remarcable debido al cierre de fronteras que este país hizo a productos de Europa.

“Nosotros, en la campaña de 2016 cargamos a Rusia 3.500 toneladas y creemos que este año el mercado debería estar bueno ya que comenzamos con un tipo de cambio mucho mejor”, comenta Lastra. Además, aclara, “yo pienso que si los volúmenes de carga van controlados y teniendo en cuenta que hay menos peras y mejor condición, debería funcionar bien este mercado de cara a los próximos años”. En cuanto al ámbito nacional, tan sólo destinan 300 toneladas, “lo cual no nos da una presencia fuerte porque nos centramos más en otros productos”, dice Lastra.

Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here