El arroz es el cultivo más extenso del Ecuador, ya que ocupa más de la tercera parte de la superficie de productos transitorios del país. En términos sociales y productivos, el cultivo del arroz es la producción más importante del país.

También es importante en el tema nutricional, ya que esta gramínea es la que mayor aporte de calorías brinda de todos los cereales y está presente en la mesa de la mayor parte de las familias a nivel mundial.

En Ecuador, Los Ríos no es la excepción, ya que se considera al arroz como un producto de primera necesidad. Los sistemas de manejo de la producción arrocera dependen de la estación climática, zona de cultivo, disponibilidad de infraestructura de riego, ciclo vegetativo, tipo y clase de suelo niveles de explotación y tecnificación.
El cultivo

El primer paso es la preparación del terreno, que debe nivelarse muy bien, con pendientes que no deben sobrepasar el uno por mil, e incluso es preferible nivelar a cero, lo que permite hacer tablas hasta de 15 hectáreas.

Al final del invierno se realiza la labor de alzar con el arado de vertedera o con cultivador de ganchos. Con el fin de dejar el terreno lo suficientemente disgregado puede ser necesario dar dos pases dobles cruzados de escarificador.

Según algunos agricultores, no conviene dar la labor de fangueo, porque en la siembra directa parece que se dificulta la nascencia, aunque se va imponiendo, como más práctico, en la mayoría de los casos, dar un ligero pase de fangueo. Este pase se da con tractor provisto de ruedas de jaula.

 Siembra

Puede realizarse a voleo, a mano, con máquina o por avión. Debe hacerse cuando el agua se encuentra clara y se hayan depositado los lodos en el fondo.

La cantidad de semilla empleada debe dar lugar a un cierto número de tallos/metros cuadrado, después del ahijamiento, que sea el óptimo productivo para cada variedad, y que produzcan espigas que maduren lo más uniformemente posible.

La dosis media de siembra sería de 140-180 kg de semilla por ha. La siembra debe hacerse con el terreno inundado con unos 5 centímetros de altura. Inmediatamente después de la siembra, sin nacer el arroz, se suele aumentar el nivel de de agua a 10 ó 15 centímetros, lo que perjudica el desarrollo del Panicum.

Esta subida del nivel le va mal al arroz, porque al nacer se ahíla, pudiendo perderse parcelas enteras. En la siembra del arroz, éste no se tapa nada. Una vez implantado el cultivo, las labores a realizar se redicen al riego y a la aplicación de herbicidas y pesticidas en su caso.

 

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here