La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, mundialmente conocida como (FAO), celebra el lunes 16 de octubre de cada año, el Día Mundial de la Alimentación (DMA), para conmemorar la fundación de la Organización en el año 1945.
El tema del DMA 2017 es Cambiar el futuro de la migración, además invertir en seguridad alimentaria y el desarrollo rural.
Como parte de las actividades se organizan eventos en más de 150 países de todo el mundo, convirtiéndolo en uno de los días más celebrados del calendario de la ONU. Estos eventos promueven la concienciación y la acción a escala mundial para aquellos que padecen hambre y la necesidad de garantizar la seguridad alimentaria y dietas nutritivas para todos.
El Día Mundial de la Alimentación es una oportunidad para demostrar nuestro compromiso con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 2 – Alcanzar la meta del Hambre Cero en 2030.
Se trata también de un día para que podamos celebrar los avances realizados hacia la consecución del #HambreCero.
El Papa se pronuncia ante la FAO en Roma al celebrarse el Día Mundial de la Alimentación El papa Francisco pidió hoy la colaboración de los gobiernos de todo el mundo para hacer de la migración una opción más segura y voluntaria, subrayando que garantizar la seguridad alimentaria de la población requiere hacer frente al cambio climático y acabar con los conflictos.
El Pontífice realizó este llamamiento en la ceremonia del Día Mundial de la Alimentación (DMA), que ha tenido lugar en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).
“Está claro que las guerras y el cambio climático son una de las causas del hambre, así que no presentemos el hambre como si se tratase de una enfermedad incurable”, señaló el Santo Padre durante su discurso inaugural en la ceremonia del DMA.
El papa Francisco pidió un compromiso total con el desarme gradual y sistemático, e instó a un cambio en los estilos de vida, el uso de los recursos y la producción y el consumo de alimentos con el objetivo de proteger el planeta.
Al mismo tiempo aseguró que resulta desafortunado que “algunos” países se estén alejando del Acuerdo de París sobre el cambio climático.
Cambiar el futuro de la migración El director general de la FAO, José Graziano da Silva, indicó que “es necesario abordar las causas fundamentales de la migración, como la pobreza, la inseguridad alimentaria, la desigualdad, el desempleo y la falta de protección social. Para salvar vidas, necesitamos reconstruir el entorno en el que viven las personas, fortaleciendo su resiliencia y asegurando sus medios de subsistencia para ofrecerles la posibilidad de una vida digna”, afirmó.
El Día Mundial de la Alimentación coincide este año con un momento en que el hambre en el mundo está aumentando por primera vez en más de una década, afectando a 815 millones de personas, el equivalente al 11% de la población mundial. Este incremento se debe principalmente a la proliferación de conflictos violentos y a las perturbaciones relacionadas con el clima, que son también las principales causas de la migración por dificultades económicas.
El hambre impulsa la migración
Entre 2008 y 2015, una media de 26,4 millones de personas se vieron desplazadas cada año a causa de desastres climáticos o meteorológicos. En total, se estima que actualmente hay unos 244 millones de migrantes internacionales, un 40% más que en el año 2000. Una gran parte de estos migrantes proviene de zonas rurales, donde más de las tres cuartas partes de la población pobre del mundo dependen de la agricultura y de los medios de vida basados en los recursos naturales.
Muchos de los motivos que llevan a las personas a migrar pueden abordarse invirtiendo en desarrollo rural, apoyando el empleo rural decente y garantizado redes de seguridad social. Este esfuerzo también contribuye a alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sustentable del Hambre Cero en 2030.
¿Por qué debe importarnos el Día Mundial de la Alimentación y el #HambreCero? El objetivo de invertir en sistemas alimentarios sostenibles y desarrollo rural significa emprender algunos de los principales desafíos globales, de alimentar a la creciente población mundial a proteger el clima mundial y abordar algunas de las causas fundamentales de la migración y el desplazamiento.
Lograr los 17 ODS no puede suceder sin acabar con el hambre, y sin tener una agricultura y unos sistemas alimentarios respetuosos con el clima, sostenibles y resilientes que provean para las personas y el planeta. Alcanzar el #HambreCero es posible: de los 129 países monitoreados por la FAO, 72 ya han logrado el objetivo de reducir a la mitad la proporción de personas que sufren hambre en 2015; en los últimos 20 años, la probabilidad de que un niño muera antes de los cinco años se ha reducido casi a la mitad, con unos 17.000 niños salvados cada día; las tasas de pobreza extrema se han reducido a la mitad desde 1990.
10 datos que necesita saber sobre el hambre El mundo produce alimentos suficientes para sustentarnos a todos; sin embargo, unos 800 millones de personas padecen hambre. Es decir, una de cada nueve personas. El 60% de ellos son mujeres
Aproximadamente el 80% de pobres extremos del mundo viven en zonas rurales. La mayoría de ellos depende de la agricultura.
El hambre mata a más personas cada año que la malaria, la tuberculosis y el sida juntos.
Alrededor del 45% de las muertes infantiles están relacionadas con la desnutrición.
El coste para la economía mundial como consecuencia de la desnutrición es el equivalente a $ 3,5 billones al año.
Unos 1,9 mil millones de personas -más de un cuarto de la población mundial- tienen sobrepeso.
Un tercio de los alimentos producidos en todo el mundo se pierde o desperdicia.
El mundo necesitará producir un 60% más de alimentos de aquí a 2050 para sustentar a una población creciente
Ningún otro sector es más sensible al cambio climático que la agricultura.
La FAO trabaja principalmente en las zonas rurales, en 130 países.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here