El crecimiento de las ciudades representa un costo: congestión, mayores tiempos de traslado, mayores niveles de contaminación, mayores precios de la vivienda y mayores tasas de criminalidad.
A esto se suman otros fenómenos, como la migración de hogares rurales de bajos recursos en busca de mejores oportunidades, y la desigualdad de las ciudades.
Estos y otros aspectos de la problemática propia de las urbes son analizados en el libro ‘Crecimiento Urbano y Acceso a Oportunidades: Un desafío para América Latina’, que será presentado por el Banco de Desarrollo de América Lainta (exCAF) este martes en Quito
Juan Vargas, economista principal de la Dirección de Estudios Macroeconómicos del Banco dice que lo acertado no es hablar de la informalidad de la construcción, sino de asentamientos urbanos.
Todos estos tienen en común la falta de acceso a servicios públicos básicos como agua, electricidad y alcantarillado. Es así que ONU Hábitat estima que entre el 20% y el 30% de los latinoamericanos viven en asentamientos informales, una cifra superior al promedio mundial, que bordea el 13%.
Se conoce que la expansión de las ciudades de la región ha sido limitada y en la mayoría de los casos ha ocurrido de manera desordenada en comparación con otras regiones.
Vargas explica que para el Reporte de Economía y Desarrollo (RED) de 2017, en CAF se realizaron encuestas a muestras representativas de hogares ubicados en asentamientos informales y en la ciudad formal en 4 ciudades de la región: Bogotá, Buenos Aires, Caracas y Fortaleza. A partir de esta información se concluyó que el acceso a servicios básicos es mayor en la ciudad formal que en los asentamientos informales. Para enfrentar esta situación los gobiernos deben generar las condiciones necesarias para que todas las personas accedan a vivienda formal, digna y con accesibilidad.
El funcionario indica que también se debería trabajar en flexibilizar la oferta residencial, por ejemplo, con la reducción de los trámites para los permisos de construcción.
La movilidad, un eje importante
En la publicación también se dedica un espacio importante al tema de la accesibilidad urbana, la cual no está atada necesariamente a una estructura urbana específica, sino que puede lograrse bajo distintas formas de ciudad, con diversos niveles de concentración de la población y del empleo.
Asimismo, las ciudades latinoamericanas, como señala el informe de la ex-CAF, no son homogéneas en su estructura. Se estima que el 39% de los latinoamericanos se desplaza desde su residencia hacia su lugar de trabajo en transporte público; el 22% lo hace en transporte privado y 26% a pie. Al mismo tiempo, la evidencia muestra que la infraestructura de movilidad existente en la región es escasa e inadecuada en comparación con lo observado en ciudades de países desarrollados.
En conclusión, se estima que las ciudades son el principal motor de desarrollo de los países. En América Latina las 289 ciudades más grandes generan el 75% del PIB de la región con menos del 50% de la población. Por lo tanto, las ciudades más productivas (lo que se logra mejorando la planeación) redundarán en un mayor producto interno bruto en la región.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here