El presidente del Grupo de Trabajo de la Piña de la Sociedad Internacional de Ciencias Hortícolas (ISHS), Domingo Haroldo Reinhardt, ponderó hoy aquí la importancia de esa fruta, considerada la reina entre todas las tropicales.

En conversación con Prensa Latina en el IX Simposio Internacional de la Piña- evento del que Cuba es sede por primera vez-, Reinhardt precisó que hay en el mundo unos 80 países con producción significativas de esa fruta, una de las más tradicionales después del banano y el mango, sostuvo.

Es la tercera más producida entre las de tipo tropical y subtropical, indicó el experto de la ISHS, la mayor sociedad hortícola del mundo, integrada por más de siete mil científicos, afirmó.

De acuerdo con Reinhardt, Costa Rica es el mayor productor y exportador de piña a nivel global, mientras que su país, Brasil, es el segundo en cuanto a volumen de producción.

El ejecutivo aseveró que todos en el sector quieren hoy incrementar la producción de esta planta, utilizando menos recursos naturales y con el menor daño al medio ambiente, aspectos que destacan en las exposiciones del evento. A su juicio la cáscara de la piña es una limitante para un mayor consumo de esta fruta, que está en desventaja en ese sentido con el banano o el mango.

Sin embargo, actualmente aumenta en los mercados su comercialización descascarada y cortada en pedazos, lo cual facilita su creciente consumo.

Precisamente en el Simposio, Reinhardt impartió, como investigador, la conferencia magistral Limitaciones para el cultivo y comercialización de la piña, la cual es una contribución a los estudios sobre esa fruta a nivel internacional con vistas a solucionar esas dificultades y a las proyecciones futuras de trabajo.

Tal foro sesiona simultáneamente en un capitalino hotel, al V Simposio de Fruticultura Tropical y Subtropical, agrupados ambos en Fruticultura 2017, que cuenta con la participación de más de 400 delegados de 24 países de América, Europa y otros continentes.

Según sus organizadores, los debates de los temas de la agenda científica y el intercambio de experiencias coadyuvarán a ser más capaces para enfrentar el reto que representa desarrollar la fruticultura como vía de garantizar la seguridad alaimentaria en el orbe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here