El calentamiento global arrecia con una fuerte sequía que reduce cada vez más las estimaciones de producción de soya y maíz, calculándose la primera en 37,6 millones de toneladas y la segunda en 42 millones de toneladas para el ciclo 2017/2018.

La sequía en Argentina, la más intensa de los últimos 50 años, ha arrasado con al menos un tercio de la capacidad de los cultivos de soya del país suramericano, de acuerdo con datos oficiales.

Los daños a la actividad agrícola se evidencian desde los predios más grandes que forman parte del principal polo exportador argentino, hasta las tierras más pequeñas radicadas en la periferia de Buenos Aires.

El calentamiento global arrecia ahora con una fuerte sequía que reduce cada vez más las estimaciones de producción de soya y maíz, calculándose la primera en 37,6 millones de toneladas y la segunda en 42 millones de toneladas para el ciclo 2017/2018, según autoridades.

A 90 kilómetros al norte de la Capital Federal de Argentina se encuentra Zárate, una ciudad en la que trabaja Martín Coarasa, uno de los productores agrícolas más afectados por la sequía, con cosechas por debajo del 50% y bajos pronósticos para los ciclos venideros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here