El cultivo de pasto saboya (Panicum máximum Jacq.) está ampliamente extendido en las regiones tropicales de ambos hemisferios, jugando un papel muy importante en la alimentación del ganado vacuno [1]. Su producción, marcadamente estacional, constituye una restricción para un uso eficiente y sostenible del recurso; no obstante, puede paliarse mediante la conservación de los excedentes en forma de ensilado, para su posterior utilización en el período seco [11]. La edad más apropiada de corte para la elaboración de ensilaje de pasto saboya está comprendida entre 42 y 63 días [10]. Sin embargo, su bajo contenido de materia seca y carbohidratos fermentables, y su elevada capacidad tampón [10, 12, 35] pueden dificultar el proceso de ensilado y afectar a la calidad nutritiva del producto final [6]. Los inconvenientes mencionados pueden compensarse con la inclusión en el ensilado de residuos del procesamiento de frutas tropicales [31].

La producción de maracuyá (Passiflora edulis Sims.), plátano (Musa sapientum L.) y piña (Ananas comosus L.) está extendida en los países tropicales. La disposición apropiada de los residuos originados en su procesamiento, sin riesgos medioambientales, supone un coste que las industrias deben asumir, mientras que, alternativamente, dichos residuos pueden suponer una fuente potencial de alimentos para los animales en las épocas de carestía de forrajes [8, 27]. De hecho, su composición química los hace especialmente adecuados para su uso en alimentación de rumiantes [15, 24, 34, 36]. Su utilización en alimentación animal favorece la sostenibilidad ambiental, no compite con alimentación humana y transforma el residuo en input de otro proceso productivo, de acuerdo con la bioeconomía y la economía circular [30].

Trabajos previos han evaluado la composición química, características fermentativas y valor nutritivo del ensilado de pasto elefante (Pennisetum purpureum Schum.) con inclusión de residuo de maracuyá [9, 13, 15, 33] y piña [18, 31]. Sin embargo, la información referida al ensilado de residuo de plátano con gramíneas tropicales es limitada [14]. Además, datos referidos al ensilaje de pasto saboya en combinación con los tres residuos mencionados es muy escasa [16] y su  utilización en las raciones del ganado requiere el conocimiento de su composición química y comportamiento digestivo [32].

El objetivo del presente trabajo fue estudiar el efecto de la inclusión de residuo de maracuyá, piña o plátano en el ensilado de pasto saboya sobre la composición química y la cinética de degradación ruminal in vitro de la materia seca, fibra neutro detergente y fibra ácido detergente.

Materiales y métodos
La investigación se realizó en el Laboratorio de Rumiología y Metabolismo Nutricional (RUMEN) de la Universidad Técnica Estatal de Quevedo (UTEQ), provincia de Los Ríos, Ecuador.  El pasto saboya se obtuvo de una parcela establecida en el Campus Experimental “La María” de Facultad de Ciencias Pecuarias de la UTEQ. Se realizó un corte de igualación y se cosechó a los 45 días, no se realizó fertilización ni riego. Los residuos de maracuyá, plátano y piña se obtuvieron de la empresa TROPIFRUTAS S.A., la empresa ORIENTAL S.A. y el mercado local, respectivamente, en Quevedo (Ecuador). El residuo de maracuyá consistió principalmente en cáscaras mezcladas con cantidades inferiores de pulpa y semillas. Los residuos de plátano y piña fueron exclusivamente la cáscara de la fruta. Muestras representativas del pasto segado y los residuos de frutas se recogieron previamente al ensilaje para la determinación de la composición química.

Se investigaron cuatro ensilados: pasto saboya como único producto, y pasto saboya con la inclusión de 15% en base fresca de residuo de maracuyá, piña o plátano. En la preparación de los ensilados, se utilizaron 24 silos experimentales (6 por tratamiento), construidos con tubos PVC de 30 cm de longitud por 10 cm de diámetro, con una capacidad de almacenamiento de 3 kg [29], modificados para la extracción de efluentes [14]. Tanto el pasto como los residuos se picaron en una picadora de pasto SC Cevacos Trapp® ES 400 para reducir la longitud de las partículas 5 a 2 cm. El material se pesó de acuerdo con los tratamientos y se homogenizó concienzudamente antes de introducirlo en los silos. La compactación fue manual, tipo tornillo, y el sellado bajo presión se realizó con patones PVC, tornillos y cinta de embalaje. Los silos sellados se colocaron en un depósito a temperatura ambiente con iluminación natural, sin radiación solar directa. La apertura de los silos se hizo tras 60 días de almacenamiento y se recogieron muestras representativas de los microsilos de cada uno de los tratamientos para el estudio de su composición química. Estas muestras se secaron en estufa Memmert ® a 65 ºC durante 48 horas y posteriormente se trituraron en un molino Thomas Willy ® con criba de 2 mm.

En las muestras de pasto saboya, los tres residuos, y los ensilados se determinó el contenido de materia seca (MS), materia orgánica (MO), cenizas y proteína bruta (PB), de acuerdo con los métodos de [4], y de fibra neutro detergente (FND) y fibra ácido detergente (FAD), con el procedimiento de [2].

Para determinar la degradabilidad ruminal in vitro de la MS, FND y FAD en cada uno de los tratamientos se preparó una muestra compuesta con alícuotas de los microsilos correspondientes a los mismos Se siguió el protocolo recomendado por el fabricante del sistema de incubación DAISY II ®  [3], usando bolsas filtro ANKOM F-57 (Ankom Technology, Macedon, NY, EUA) con tamaño de poro de 25 ?m y dimensiones de 5 x 4 cm fabricadas de poliéster/polietileno con filamentos extruidos en una matriz de tres dimensiones [19].  En cada bolsa se introdujeron 0,5 g de muestra molida y luego se sellaron con prensa térmica. Por cada tratamiento y tiempo de incubación (0, 3, 6, 12, 24, 48 y 72 horas), se incubaron seis bolsas. Por cada tiempo de incubación, se incluyeron dos bolsas vacías que sirvieron como blancos para determinar el factor de corrección para el efecto del lavado. La relación entre la solución tampón y el líquido ruminal fue 3:2. El inóculo ruminal se obtuvo de tres bovinos Brahman de 500 kg ± 25 kg de peso vivo, castrados y fistulados en el rumen, mantenidos en pastoreo libre sobre pasto saboya. El inoculo ruminal se extrajo con una bomba de vacío en termos aclimatados a 39 °C y se trasladó inmediatamente al laboratorio, donde se filtró y se saturó con COy se colocó junto con la solución tampón en las Jarras de fermentación. Al final de cada tiempo de incubación, las bolsas correspondientes se lavaron con agua fría hasta obtener un efluente trasparente y posteriormente se secaron en estufa a 65 °C durante 48 horas, para determinación de la MS, FND y FAD, como se ha señalado más arriba. La desaparición de la MS, FND y FAD  se ajustó a la ecuación p = a + b x (1 ? e–ct) [28], donde p es la desaparición del componente a tiempo t, a es la fracción soluble por lavado de las bolsas a la hora 0 (%), b es la fracción insoluble pero potencialmente degradable (%), y c es la tasa de degradación horaria de b (h-1). La degradabilidad efectiva (DE) de la MS (DEMS), FND (DEFND) y FAD (DEFAD se calculó para una tasa de paso ruminal (k) de 0,05 h-1 (valor medio en animales en crecimiento), de acuerdo con la ecuación DE = a + [(b x c)/(c+k)], donde a, b, c y k se han descrito anteriormente. Los parámetros de la cinética de degradación calcularon con el modo de resolución GRG NONLINEAR de la función SOLVER de Microsoft EXCEL®.

Todos los análisis estadísticos se hicieron con SAS 9.1 (SAS Institute Inc., Cary, NC). Los datos se analizaron con el procedimiento GLM y las medias de mínimos cuadrados se compararon con el test de Tukey. La significación estadística se declaró a P<0,05.

Resultados y discusión
La composición química del pasto saboya y los residuos de maracuyá, plátano y piña utilizados en los ensilados (TABLA I).

Los contenidos de cenizas, FND y FAD del pasto saboya fueron más altos que los de los residuos. Entre los residuos, el de maracuyá presentó el mayor contenido de proteína y el más bajo de FAD. El residuo de plátano tuvo el menor contenido de FND de los cuatro productos utilizados en el ensilaje. La composición del pasto saboya y del residuo de maracuyá presentó valores similares a los reportados por [10] y [31], respectivamente. Los valores obtenidos en los residuos de plátano y piña mostraron variaciones con los reportados por otros autores [14, 22, 23, 31], siendo las diferencias probablemente debidas a las fracciones de la fruta que entraron en la composición de los subproductos investigados en cada trabajo.

La composición química del ensilado de pasto saboya como único producto o con la inclusión de 15% de residuo de maracuyá, plátano o piña (TABLA II). La ausencia de efecto de la inclusión de los residuos (P>0,05) sobre la MS del ensilado era de esperar porque la humedad de los cuatro productos fue similar (TABLA I). De hecho, los resultados de [26, 31, 33], entre otros autores, sugieren que la humedad de los subproductos añadidos al forraje determina la humedad del ensilado obtenido. El contenido de MO fue mayor y el de cenizas menor (P<0,05) en el ensilado con residuo de plátano que en el de pasto saboya, presentando los ensilados con maracuyá y piña valores intermedios. Estos resultados se explicarían por los contenidos de dichos componentes en los productos utilizados (TABLA I) y están en coincidencia con los cambios observados en los ensilados de forrajes en respuesta a la inclusión de residuos de frutas [7, 17]. El contenido de PB en los ensilados no se afectó (P>0,05) por la inclusión de los subproductos, a diferencia de lo reportado por [7, 31] y en coincidencia con las observaciones de [14, 33]. Las diferentes respuestas observadas podrían deberse a que el contenido de PB de los residuos de maracuyá y piña fue claramente superior al del pasto elefante (el doble en promedio) en los trabajos de [7, 31], mientras que los productos utilizados en nuestro trabajo (TABLA I) y los de [14, 33] tuvieron contenidos de PB similares. El ensilado con residuo de plátano tuvo menor contenido de FND y FAD (P<0,05), probablemente debido a los menores contenidos de FND y FAD del residuo de plátano en comparación con el pasto saboya. Los mayores contenidos de FND y FAD (P<0,05) correspondieron al ensilado con residuo de piña, en contraste con los hallazgos de trabajos previos que encontraron una reducción lineal de los contenidos de FND y FAD en el ensilado de pasto elefante al añadir cantidades crecientes de residuo de piña [7, 17, 31]. Esta diferencia se justificaría por los menores contenidos de FND y FAD en el residuo de piña utilizado por dichos autores (en promedio, 57,2 y 24,1%, respectivamente). Los resultados obtenidos y lo estudios previos indican que la composición química de los subproductos en relación con la del forraje determina la composición final del ensilado obtenido.

Los valores de degradabilidad ruminal in vitro de la MS, FND y FAD (TABLA III). En conjunto, los resultados más favorables se observaron en el ensilado con residuo de piña, seguido por el ensilado con residuo de maracuyá. En el caso del ensilado con residuo de piña, los resultados se debieron a una tasa de degradación horaria más elevada (P<0,05) ya que la DP de la MS y la FND no difirió (P>0,05) entre ensilados, y la DP de la FAD fue similar entre los ensilados con residuos de frutas. Este comportamiento podría deberse a un menor grado de lignificación del residuo de piña que de los restantes alimentos utilizados en los ensilados [10, 21, 23, 25], lo que pudo favorecer un ataque bacteriano más rápido a la celulosa y la hemicelulosa. Cuando aumenta el grado de lignificación, los carbohidratos de las paredes celulares son menos accesibles a las bacterias y su fermentación se ralentiza [20].

El ensilado con residuo de maracuyá mostró valores más favorables de DEFND y DEFAD que los ensilados de pasto saboya y con residuo de plátano, a pesar de que no hubo diferencias en las tasas de degradación horaria entre ellos, lo que sugiere que las diferencias se debieron al efecto combinado de las diferencias numéricas y estadísticas en los valores de DP. Igualmente, el hecho de que la DEMS fuera similar (P>0,05) en los ensilados con residuo de maracuyá y piña se explicaría por el efecto combinado de los valores observados en la tasa degradación horaria y la DP.

Bhargava y Orskov [5] sugirieron que la DEMS a 48 h podría utilizarse como una aproximación a la digestibilidad in vivo del alimento. De acuerdo con la ecuación de dichos autores, el aumento de la DEMS con la inclusión de los residuos de piña y maracuyá resultó en una mejora del valor energético de los ensilados con residuos de piña y maracuyá de un 14%, respectivamente, en comparación con el ensilado de pasto saboya. Esta mejora esta en coincidencia con las observaciones de otros autores que han medido los cambios en la energía del ensilado de gramíneas tropicales en respuesta a la inclusión de residuos de piña o maracuyá en los mismos [18, 26, 33].

Conclusiones
El residuo de piña y, en menor medida, el de maracuyá mejoraron el valor nutritivo del ensilado de pasto saboya, mientras que el residuo de plátano tuvo un efecto neutro. Los resultados sugieren que la combinación de pasto saboya con residuos de piña y maracuyá para la elaboración de ensilados podría ser una forma eficiente de disponer de estos, reduciendo el riesgo medioambiental de los residuos. Estos resultados precisan ser complementados otros estudios que contemplen la valoración productiva de los animales y confirmen el nivel de inclusión del residuo en la dieta y sus pautas de utilización para que resulte una mejora efectiva en la alimentación del ganado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here