Un grupo de investigadores desarrolló un Índice de Inversión en Acuicultura (AQI) para proveer una visión amplia de la relativa atracción de 29 países europeos para los inversionistas en acuicultura. AQI se basa en cinco categorías complementarias: mercado, producción, regulación, ambiente y social.

Hay un significativo incremento en el cultivo mundial de productos acuáticos. Durante los últimos años, la humanidad enfrenta el desafío de proveer alimentos seguros para una población mundial en crecimiento. En este sentido, la acuicultura se presenta como la oportunidad para superar el desafío.

En contraste con el crecimiento de la acuicultura en todo el mundo, la producción en la Unión Europea se ha estancado o está disminuyendo. En los próximos 15-20 años, la acuicultura europea enfrentará varios desafíos significativos. La Política Pesquera Común (CFP) destaca la necesidad de un incremento sostenible en la producción acuícola para proveer crecimiento económico, incremento del empleo y para reducir el déficit de comercio en productos acuático en la Unión Europea (UE).

Debido a la importancia estratégica de la acuicultura en la Iniciativa de Crecimiento Azul de la Unión Europea, el desarrollo de la acuicultura requiere de nuevos enfoques análiticos para guiar las inversiones del sector y alcanzar una eficiente ubicación de los recursos.

Los índices multimétricos vienen siendo aplicados en una variedad de contextos, desde una amplia evaluación de salud del océano a análisis más específicos de ecosistemas como la eutrofización, la integridad del hábitat, la diversidad del fitoplancton y el aumento del nivel del mar. Sin embargo, poco trabajo se ha hecho para la aplicación de este tipo de índice para la acuicultura y la literatura existente principalmente de focaliza en el impacto de la acuicultura sobre el ambiente.

Los inversionistas en acuicultura se enfrentan con decisiones bajo condiciones de incertidumbre y requieren de soluciones analíticas para encontrar el balance entre múltiples factores que compiten como la regulación, los mercados y las condiciones ambientales.

Los investigadores de Longline Environment Ltd., de la Universidade Nova de Lisboa (Portugal), la Universidade de Lisboa (Portugal), de la Dalhousie University (Canadá), Salten Havbrukspark as (Noruega) y Taylor Shellfish (EEUU) integraron un enfoque analítico para soportar las decisiones de inversión para el crecimiento de la acuicultura en Europa y en cualquier lugar, mediante el desarrollo de un índice multimétrico de inversión para la acuicultura (AQI), que facilite el conocimiento y permita una rápida evaluación de las ventajas competitivas relativas de diferentes países.

AQI se basa en cinco categorías complementarias: mercado, producción regulación, ambiental y social, cada categoría tiene cuatro indicadores. “La atracción de la inversión en acuicultura depende de la viabilidad del desarrollo de la acuicultura en cada país, y estas cinco categorías representan la conectividad en la industria de la acuicultura” reportan los investigadores.

El índice permite comparar y trazar el progreso de los países mediante la producción de una herramienta cuantitativa y escalable para los que los actores evalúen y monitoren lo atractivo de la acuicultura, y permite diseñar un rango de competitividad de la acuicultura para cada país.

“Los rangos del índice calculados para Europa varían de moderado a bueno. Los países del norte de Europa con sectores de acuicultura bien establecidos puntúan mejor que los países en el sur de Europa” reportan.

Los investigadores destacan que el índice identifica varios países con altas puntuaciones que no tienen industrias acuícolas significativas (por ejemplo Suecia y Finlandia); en este sentido, se requiere investigar las razones por la cuales la acuicultura aún no se ha desarrollado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here