Seiscientas setenta y cinco ovejas, procedentes de Chile, llegaron en la noche del lunes al aeropuerto internacional Mariscal Sucre, de Quito.

Estas ovejas – de los que 170 son machos y 505 hembras- se suman a las 1.350 (1.010 hembras y 340 machos) que arribaron la semana anterior, procedentes de la región de Magallanes, Punta Arena, de Chile, en dos embarques.

Los ovinos servirán para el repoblamiento y mejoramiento genético del hato nacional, dentro del Proyecto Nacional de Ganadería Sostenible, que impulsa el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP).

Para cumplir con los requerimientos sanitarios, los animales permanecen en cuarentena en la Hacienda El Palomar, cantón Mejía, provincia de Pichincha.

Margoth Hernández, subsecretaria de Ganadería del MAGAP, indicó que el objetivo del proyecto es fortalecer la capacidad productiva y mejorar los productos finales de los productores, sobre todo de la Sierra central.

Hernández dijo que la raza Merino 4M es una raza mejorada, que produce mejor calidad de lana y carne de canal.

José Miguel Marín, gerente de Ganadería Marín, de Chile, manifestó que los técnicos ecuatorianos eligieron a los animales que cumplían con los requisitos, para posteriormente entrar en un periodo de cuarentena, a fin de que estén libres de patologías.

Para Domerio Tipán, coordinador provincial de la mesa de diálogo de Cotopaxi, los beneficiarios quieren repoblar con ovinos los campos de Cotopaxi, así como tener un criadero, para obtener animales de mejor genética para luego venderlas a otras provincias, y crear fuentes de empleo.

Los animales importados son de doble propósito: de lana y carne, por lo que los potenciales beneficiarios tienen la expectativa de que les ayudarán a mejorar sus condiciones de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here