Con el propósito de contribuir desde el conocimiento y la transferencia, el Comité de Cítricos de Chile con el apoyo del INIA La Cruz se encuentra realizando un ciclo de talleres sobre la “Biología, reconocimiento y control de capachito de los frutales (Naupactus cervinus) y falsa arañita roja de la vid (Brevipalpus chilensis) en cítricos”.

Los dos primeros talleres se realizaron en la Región de Valparaíso y Metropolitana, con la presencia de alrededor de 140 productores, exportadores, profesionales, asesores e investigadores relacionados con la producción y exportación de cítricos.
Este ciclo de talleres tiene como propósito identificar, conocer las herramientas de control y disminuir la presencia de las plagas Brevipalpus chilensis y Naupactus cervinus en huertos de cítricos.
La entomóloga del INIA La Cruz, la ingeniero agrónomo M.Sc. Natalia Olivares, entregó información obtenida en las diferentes zonas de producción citrícola en Chile y explicó que son plagas de importancia que están causando mayor preocupación en cítricos. “La idea nuestra, dijo, es contribuir desde el conocimiento para que Chile mantenga la imagen país como un proveedor confiable de fruta”.
La especialista entregó una serie de antecedentes relacionados con el ciclo de vida de las plagas, reconocimiento de estos insectos, control químico y sugerencias para realizar un correcto monitoreo.
En el caso de la falsa arañita roja de la vid dijo que se trata de un ácaro muy pequeño, presente desde las regiones III a la X. Aclaró que “aunque en cítricos desarrolla bajísimas densidades poblacionales, su gravedad se debe al carácter cuarentenario que obliga a tener cero presencia de la plaga en la fruta”.
En el caso del capachito de los frutales explicó que siempre fue tratado como una plaga ocasional, porque no desarrollaba densidades que justificaran un programa fitosanitario. “Es una plaga cuarentenaria para Corea, no así para EE. UU. por lo cual la necesidad de control es fundamental”, enfatizó la especialista.
Mostró el esquema de manejo y control, de acuerdo con la curva de emergencia de adultos de N. cervinus destacando los pasos que hay que seguir para un correcto diagnóstico y monitoreo de plagas en los frutos y el tipo de información que se debe registrar en las planillas de monitoreo.
La experta explicó que la plaga N. cervinus pone los huevos debajo de los sépalos y como mínimo se debe realizar una inspección de 100 frutos por lote.
Recordemos que ante la dificultad de reconocer visualmente los huevos, rechazos por presencia de huevos vivos bajo la roseta, el INIA realizó un estudio de identificación molecular de los huevos de Naupactus cervinus y N. xanthographus precisamente para diferenciar de forma segura los huevos de ambos curculiónidos. Esta investigación se realizó con una técnica científica avanza (técnica de PCR) y fue aprobada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) e implementada en los laboratorios del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Lo Aguirre.
Monserrat Valenzuela, gerente del Comité de Cítricos de Chile, se refirió a las medidas para exportación de limón y naranja a Corea del sur debido a Naupactus cervinus con el propósito de disminuir al máximo la probabilidad de intercepción de la plaga en destino y evitar cierre del mercado.
Dentro de las medidas complementarias destacó la importancia de determinar oportunidad de aplicaciones y ejecutar el Protocolo de Monitoreo del Capachito de los Frutales Naupactus cervinus (Boheman) en cítricos, para huertos de naranjos y limoneros con programa de exportación a Corea del Sur.
Además mostró gráficos con la situación de los cítricos en sitios de inspección, la situación de Corea del Sur y un cuadro con la distribución del mercado y evolución de las exportaciones de cítricos.
José Montenegro, técnico de campo del INIA La Cruz, de vasta trayectoria, enseñó a los asistentes modalidades prácticas para reconocer los diferentes estados de desarrollo de ambas plagas.
La información entregada en estos talleres fue de gran utilidad para los asistentes ya que forman parte de los procedimientos para cumplir con los protocolos de los distintos mercados internacionales con altas exigencias de inocuidad y una tolerancia mínima a la presencia de plagas y residuos químicos.
Estos talleres se están realizando en las regiones de Valparaíso, Metropolitana y Coquimbo, donde se concentra la mayor industria citrícola del país.
Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here