Cerca de 6.700 hectáreas de cultivos han sido arrasadas por las crecientes que han afectado varios cantones.

Así lo dijo Xavier Valencia, coordinador zonal del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), ante el Comité de Operaciones Emergentes (COE).

De esa cifra, alrededor de 2.500 hectáreas se localizan en el valle del río Portoviejo. “En la zona de Riochico tenemos el cacao y limón en rubros importantes, así como hortalizas, que son los cultivos más vulnerables ante este tipo de eventos”, explicó.
Valencia añadió que entre los sembríos afectados se encuentran grandes zonas de arroz, pero aún trabajan con técnicos para establecer las cifras reales.
Ayer en la tarde el COE de Rocafuerte, que preside el alcalde, declaró el estado de emergencia ante las afectaciones. Se aprobó movilizar recursos humanos y de maquinaria para atender los daños.
Realidad. Mientras los técnicos evalúan el perjuicio de las crecientes en los diversos sectores de Manabí, en el campo la realidad aparece dura. Policías, militares, hombres y mujeres sin distinción de raza, suman fuerza para reestablecerse.
Pala en mano limpian sus casas, lavan y en otros casos simplemente buscan un consuelo para no desfallecer.
Es el caso de Cruz Salazar, rocafortense que habita en la intersección de las calles Santa Gema y Eloy Alfaro. Ella no le dio importancia a una creciente y la noche del martes su casa fue tomada por las aguas del río.
Salazar fue parte de una de las 20 familias que resultaron perjudicadas por las crecientes.
Chovi García, morador, atribuyó el problema a la ruptura de un muro que retiene las aguas de los ríos Chico y Portoviejo.
Chone. La lluvia que cayó el martes en Chone conllevó a que las calles se inundaran y se produjera el desbordamiento de esteros y riachuelos en los sectores rurales, entre ellos en el sitio Limón en la vía Canuto, Manta Blanca en la parroquia Convento, y en Sesme de Ricaurte.
El COE-Chone informó que el agua en las calles alcanzó unos 50 centímetros de altura, anegando por varias horas las calles Pichincha, 7 de Agosto, Alejo Lascano, Vargas Torres, Colón, Mercedes, avenida Amazonas, entre otras.
El Carmen. Los habitantes de las comunidades en las riberas del río Chila, en El Carmen, vivieron momentos de tensión ayer en la mañana, dijeron.
Óscar Bravo, habitante de la comunidad San Francisco de Chila, sintió que volvió a vivir después de que el río por poco se lo lleva. El hombre comentó que aproximadamente a las 04h00 su descanso se interrumpió cuando escuchó un fuerte rugir y se levantó a observar lo que estaba ocurriendo.
“Mi casa es alta y el agua llegó cerca de un metro y medio. Los horcones quedaron tapados por el agua”, dijo.
Euclides Cedeño, otro habitante del sector, manifestó que lo vivido ayer es nuevo, y que en el año 1996 hubo una crecida del río, pero no tanto como ahora. “Mi casa es alta y sin embargo el agua llegó hasta arriba y se morjaron algunos electrodomésticos”, precisó.
Puerto lópez. Ayer las autoridades del COE cantonal mediante gestiones con el Gobierno Provincial de Manabí realizaron un sobrevuelo en el helicóptero de la entidad provincial por las comunidades que están aisladas por la temporada invernal y la crecida del río Ayampe.
El vicealcalde Cinerman Miranda manifestó que es algo frecuente que cada año las comunidades de Matapalo, Vueltas Largas, Guale, Río Plátano, entre otras, queden aisladas, “pero con el Gobierno Provincial se ha avanzado en el proceso de la consecución de esta obra importante con 10 kilómetros. Aspiramos superar la recesión que vive el país, pero ahora estamos adoptando medidas emergentes para llegar con la ayuda requerida”, dijo Miranda.
Fuente: El Diario | El Productor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here