Los arroceros quieren un alza del precio oficial de la saca de 200 libras, de 34,50 a 38 dólares. Lo solicitaron ayer durante una reunión del Consejo Consultivo en Guayaquil.

Washington Núñez, productor de Los Ríos y miembro de la Corporación Nacional de Arroceros, señaló que hay dos motivos principales para pedir ese ajuste: el aumento del 20 % del costo del jornal y el alza en algunos insumos (aunque la mayoría de los agroquímicos tiene un precio estable).

Edward Álvarez, funcionario del Ministerio de Agricultura (Magap), escuchó las ponencias de Núñez, Heitel Lozano (presidente de la Corporación), Freddy Placencio, Tulio Reyes y Daniel Alarcón: estos dos últimos, representantes de la industria nacional.

Otro de los problemas es el bajo rendimiento por hectárea, anota Núñez. “Las lluvias siguen afectando la productividad de las plantaciones”.

Y no solo pasa en Los Ríos, sino también en Guayas, donde las plagas reducen a 45 y hasta 25 sacas de arroz en cáscara por hectárea, frente a los 75 que se logran durante la época de verano en zonas de Daule, Santa Lucía, Nobol, Palestina y otras de la provincia.

Eso ha hecho que el precio en el mercado sea mayor al dispuesto por el Gobierno. Las piladoras de arroz pagan entre 37 y 38 dólares por saca de 210 libras.

Fuente: Expreso | ElProductor.com

1 Comentario

  1. Señores productores: aprendan a trabajar duro y sobretodo a ser eficientes. Los precios internacionales del arroz son mucho menores a lo que se les paga aca, inclusive en paises donde la MO es aun mas cara que en Ecuador.
    En lugar de estarse quejando, procuren por tecnificar sus cultivos, manejar con inteligencia las plagas y enfermedades, aplique el MIPE, las BPA, y paren de abusar con los pesticidas: los grandes problemas de plagas y enfermedades ocurren por mal manejo del cultivo (desde selección de semilla) y porque ustedes estan destruyendo el suelo y el ecosistema. El suelo sano, la biodiversidad, los controles naturales, enfin, podrían ser sus aliados, pero el sistema convencional-sintético está destruyendo dichos recursos. Si no se dan cuenta de esto, nunca tendrán éxito, y los platos rotos lo pagaran los consumidores, y no es justo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here