Durante el Seminario Internacional de Cítricos, que se vivió durante los días 19 y 20 de abril en Lima, Perú y que fue organizado por ProCitrus, Portalfruticola.com habló con Carlos Lucato, propietario de Citrícola Lucato y director técnico de la Asociación Brasileña de Cítricos de Mesa (ABCM), quien nos comentó sobre cómo la industria se está rearmando para crear un mercado más competitivo y las particularidades de los consumidores internos.

La industria de cítricos en Brasil es muy particular. La producción de cítricos del país supera los 17 millones de toneladas anuales (datos 2013), con las naranjas dominando la producción con un 89,4%; las tangerinas con un 5,5% y las limas ácidas y limones con un 5,1%. Sin embargo, más del 85% de la producción de naranjas es destinada a la industria de los jugos (producto que exporta Brasil al mundo en calidad de concentrados).

Este escenario genera una competencia interna entre la naranja que es destinada a la industria de jugos y las naranjas que son para el consumo en fresco, ya que es la producción nacional la que abastece a todo el mercado interno de este producto en los retails.

1

Carlos Lucato, director de Citrícola Lucato, Brasil.

Lucato comenta que «la búsqueda de información sobre el mercado de naranjas para jugo y mesa siempre fue muy complicada, pero hace poco tiempo eso ha ido cambiado con trabajos por parte de la asociación de la industria de jugos y los organismos citrícolas, que están trabajando juntos para aclarar todo los informes, porque al final no hay tampoco estándares claros de calidad que permitan diferenciar la fruta que debería destinarse a consumo y a la industria de los jugos.

Agregado a esto, el clima y enfermedades como el greening han afectado a la producción, que año a año ha ido decayendo, pasando de 16 millones de TN en 2013 a 12 millones de TN proyectado para la temporada 2015/2016. «El problema de esta situación para los cítricos de mesa es que cuando hay poca producción, la industria de los jugos compra toda la fruta y queda menos fruta disponible para el consumo. Incluso a veces la fruta que queda no es de buena calidad», cometa Lucato.

Y es que uno de los principales problemas que están viviendo los cítricos de Brasil es que no hay una claridad en la disponibilidad del producto (para industria de jugos y para consumo) y la calidad de este en cada temporada es incierta, debido a la inestabilidad del clima y la versatilidad de los costos de producción.

«La naranja es la fruta más consumida en Brasil, pero no hay estándares de calidad claros, lo que hace que el consumidor tenga que comprar lo que hay disponible y eso produce que muchas veces cambien de fruta por que las naranjas no están muy buenas, o simplemente no vuelvan a comprar».

Frente a esta situación hace un año y medio, más de 50 productores, entre grandes y pequeños, decidieron crear la Asociación Brasileña de Cítricos de Mesa (ABCM), que tiene por objetivo crear un mercado fuerte para los cítricos de mesa.

«Sentimos que hace años este mercado está perdido, no hay una idea de lo que el consumidor quiere, cuáles son las nuevas variedades que tenemos que incorporar, cuáles son los estándares de calidad que nuestra fruta debe tener, etc», comenta Lucato.

Pero este desafío necesita del apoyo de instituciones como el Ministerio de Agricultura. Es por esta razón que la ABCM ha estado participando en reuniones en conjunto con la secretaría de Agricultura de Säo Paulo, empacadores, representantes de la industria de los jugos y productores, desde hace casi dos años.

«A todos nos conviene que nuestra industria se fortalezca, nos permitirá a los productores ofrecer fruta de mejor calidad a los productores y por ende, obtener mejores precios y a la industria de los jugos tener claridad en la disponibilidad y calidad de la fruta que necesitan para cumplir con sus compromisos en el mercado internacional».

«Creemos que tenemos que incorporar nuevas variedades, educar a los consumidores sobre los beneficios que tienen los cítricos y así ellos nos ayudarán a crecer exigiéndonos más calidad en la fruta. Somos un país con tradición en la producción de cítricos, pero no la hemos madurado como deberíamos», agrega Lucato.

¿Cuáles son las oportunidades que hay para las mandarinas?

Con una producción incipiente de mandarinas que no supera las 10.000 TN (2013) y Carlos Lucato comenta que este producto podría ser una gran oportunidad para ofrecer a los consumidores de cítricos y diversificar la oferta de la industria.

Si bien los consumidores de este tipo de productos son de nicho, ya que por lo general son personas que están dispuestas a pagar más por este producto, los brasileños prefieren mandarinas «grandes, gordas y verdes», dice Lucato.

Para industrias como Perú, que están enfocando sus esfuerzos a una producción de calibres pequeños y colores intensos, ya que así lo prefieren sus principales mercados (EE.UU. y UE), Brasil puede ser una gran oportunidad para seguir diversificando sus mercados, enviando las mandarinas que muchas veces por razones climatológicas, caen antes de los árboles no alcanzando el color que EE.UU y UE prefieren, pero que son del gusto del país vecino.

«Las mandarinas no son un fruto que se consuma mucho en Brasil, es más bien de nicho, pero cuando las personas logran conocerlas y enamorarse de ellas y su sabor, pueden ser una gran oportunidad», dice Lucato, quien también agrega: «Para atraer a los consumidores hay que hacer un trabajo parecido a lo que queremos hacer con las naranjas, que es crear la necesidad del consumo en base a difundir cuáles son los beneficios de este tipo de productos, en el caso de las mandarinas sería su tamaño como para consumir tipo snack, que son fácil de pelar y son sabrosas».

 

 

 

 

Fuente: Portal Fruticola | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here