Miles de habitantes de la provincia costera de Manabí, en Ecuador, anhelan que el próximo feriado que inicia el 27 de mayo mejore el turismo que llega hasta esta región para disfrutar en las playas sus vacaciones, para que de ese modo se reactive su economía.

A casi dos semanas de la llegada del primer feriado, luego del devastador terremoto de 7.8 grados registrado frente a las costas ecuatorianas el pasado 16 de abril, quienes viven del turismo tienen la esperanza de poder captar recursos que les permitan salir adelante, pues muchos de ellos lo perdieron todo y ahora necesitan volver a levantarse.

Las playas de la provincia manabita van recibiendo ya a turistas de diferentes partes del país; y se espera que para el próximo 27 de mayo, día que empieza el feriado, pueda haber una gran afluencia  de visitantes que reactiven la zona, pues la gente vive del turismo y de las actividades pesqueras.

En un recorrido realizado por Andes en playas como Crucita, San Jacinto, San Clemente, se puedo constatar que si bien hay infraestructura que fue afectada por el sismo, estos balnearios cuentan con suficiente oferta hotelera y gastronómica para atender a los visitantes.

Los residentes de estos parajes con costas al Pacífico, en su mayoría pescadores, recomiendan visitar estos atractivos turísticos del país, pues aseguran que hay tranquilidad en el lugar.

Catalino Domínguez, quien trabaja de la pesca y realiza paseos en lancha para los turistas, aseguró que el mar se encuentra tranquilo y están listos para recibir a los visitantes.

“Queremos tener fuentes de trabajo. Invitamos a los turistas que vengan a Manabí, que no tengan miedo, no hay riesgo de oleaje ni nada” enfatizó.

Se puede observar ya a varios visitantes que han decido refrescarse del calor en el mar que se lo ve calmo, otros tantos pasean por la orilla o juegan en la arena disfrutando de un excelente clima.

Luz García llegó con su familia desde la ciudad de Quevedo y se encuentra en Crucita desde la semana pasada disfrutando de las bondades de la zona.

“Me encanta la gastronomía de Manabí. Estas playas son un sitio tranquilo ya que no hay delincuencia, ni bulla. Me fascina este lugar”, manifestó.

Invitó además a quienes deseen trasladarse a los diferentes balnearios por los próximos días de asueto. “Les sugiero que vengan a estas playas que en este sitio no ha pasado nada. La infraestructura hotelera está intacta. La playa es muy bonita y se puede pasear tranquilamente con familiares o amigos”, dijo.

Por su parte, Víctor Antón, quien renta carpas para que los bañistas puedan protegerse del sol, invitó a los turistas para que lleguen hasta las costas de esta parte del país.

“Les invitamos a que visiten las playas manabitas, estamos listos para servirles. Estamos con expectativa afrente al otro feriado para así tener algo de ingreso. Es el único sustento que tenemos y hay poco turismo pero tenemos la fe de que va a crecer poco a poco”, reconoció.

Desde el gobierno nacional se anunció que se impulsarán las actividades turísticas que ayuden a la reactivación económica de las provincias costeras de Esmeraldas y Manabí, que fueron gravemente afectadas por el desastre natural.

El Decreto Ejecutivo No. 858 firmado por el presidente Rafael Correa, el pasado 28 de diciembre de 2015, estableció los feriados y puentes vacacionales de los próximos cinco años (hasta 2020), en el que se contempló cambio de fecha de este feriado. Este es considerado día de descanso obligatorio y no recuperable.

En tanto, las celebraciones, sesiones y ceremonias del 24 de mayo en el que se conmemora la Batalla de Pichincha, se realizarán el mismo día miércoles.

 

 

Fuente: Andes | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here