El Parlamento Europeo ha aprobado -por 586 votos a favor, 56 en contra y 6 abstenciones- el informe de Linnéa Enström sobre transparencia de la flota de pesca de la Unión Europea en el exterior. La nueva regulación aclara el procedimiento de autorización de la pesca de las embarcaciones con bandera de la UE en aguas exteriores a la Unión Europea y extiende el sistema de licencias para incluir también a las empresas privadas. Ahora el Parlamento iniciará negociaciones con el Consejo con el fin de llegar a acuerdo.

«Estamos a punto de elevar los estándares en la gestión de la flota pesquera exterior de la UE. Esta regulación es fundamental en el sistema de control de la Unión Europea, ya que decide quién puede pescar fuera de las aguas de la UE. Hemos votado en una posición muy ambiciosa», ha explicado Linnéa Enström

Un buque de pesca comunitario tendría que obtener una autorización por su Estado miembro de pabellón para pescar fuera de las aguas comunitarias y ello afectará tanto a las embarcaciones que operen bajo un Acuerdo de Asociación Pesquera Sostenible (SFPA, por sus siglas en inglés) o bajo una autorización directa expedida por un tercer país a través de un acuerdo privado, o bien bajo el marco de una ORP o en alta mar fuera de acuerdos.

La autorización se concederá tomando como base un conjunto de criterios comunes de admisibilidad que el estado miembro del pabellón tiene que comprobar y monitorizar al menos una vez al año a fondo: información administrativa sobre el buque y el armador, un número único de identificación de buques por la Organización Marítima Internacional (OMI); una licencia de pesca válida y que el buque no está incluido en una lista de pesca ilegal (IUU).

Además, se ha aprobado una dura enmienda en la que se explicita que «el capitán del buque de pesca, así como el buque pesquero en cuestión, no han sido objeto de una sanción por una infracción grave durante los 12 meses anteriores a la solicitud de la autorización de pesca». La autorización se integrará en un registro público en el que se indicará el número de la OMI, los detalles de la empresa y el beneficiario y el tipo de autorización y posibilidades de pesca.

En el caso en que los buques, durante los dos años anteriores a la solicitud de autorización, hayan abandonado el registro de la Unión y hayan cambiado de pabellón en un tercer país y posteriormente devueltos al registro de la UE sólo recibirán la autorización del estado del pabellón si el estado ha verificado que el buque no participó en actividades de pesca IUU ni ha operado en un país no colaborador o un tercer país identificado como permisivo con la pesca no sostenible.

Desde el sector pesquero, Julio Morón, director gerente de Opagac, ha hecho un llamiento en su cuenta de Twitter a extender este estándar a todas las regiones y flotas. Recodar que Opagac está trabajando firmemente en normas de calidad con las que garantizar la actividad de su flota atunera. Cepesca, por su parte, considera desproporcionado que se haya aprobado la enmienda al artículo 5 aunque se haya suavizado en el último momento. Javier Garat critica el hecho de que pueda haber doble sanción y recuerda que existe un Reglamento de Control y un Reglamento contra la pesca ilegal que ya regulan las sanciones que pueden llegar a ser bastante duras. Además, el heco de que no se consideren los mismos barómetros de gravedad en los distintos estados miembros puede derivar en que una misma falta sea considerada grave en un estado y leve en otra con diferentes consecuencuas. En este sentido, el secretario general de CEPESCA y presidente de Europeche lamenta la escasa sensibilidad de las organizaciones ecologistas por las consecuencias socioecómicas que la norma desproporcionada puede tener para las empresas y recuerda que el sistema que rige en España para la concesión de licencias ya es ejemplar. Para finalizar, confía en que el trílogo suavice este aspecto de la nueva normativa.

Las organizaciones ecologistas, que llevaban días anunciando la votación y defendiendo las enmiendas finalmente acordados, han mostrado su satisfacción por los resultados de la votación. Oceana ha felicitado a la Eurocámara por esta firme decisión, «que representa una oportunidad para que la pesca sea un ejemplo de transparencia sobre beneficiarios económicos». “Esta decisión envía un claro mensaje a otros países con flotas de larga distancia: la UE se adhiere a los estándares más elevados y esperamos que otros países hagan lo mismo”, señala María José Cornax, directora de campañas de Oceana en Europa.

Doble sanción

Por su parte, el eurodiputado gallego del PPE Francisco Millán Mon, en su intervenciçon en el Pleno, destacó que se disminuye la carga burocrática, sobre todo en los llamados “acuerdos privados” mediante la introducción de un “fast-track” y subrayó que aunque la llamada “doble sanción” que puede penalizar a los buques que faenan en aguas exteriores de la Unión Europea no se ha podido eliminar de forma completa, sí se ha conseguido que esa medida no se extienda al operador.

Durante su intervención en el Pleno el día anterior, el eurodiputado popular había insistido especialmente en este punto. Según Millán Mon, “esta norma, que penaliza sin licencia a los barcos que hubieran sido sancionados un año antes de la petición de autorización, perjudicaría seriamente a la flota exterior de la Unión Europea. Por sus características especiales, en muchos casos estos barcos no pueden reconvertirse y pescar en las aguas de la Unión”.

“La paralización de un año implicaría pérdidas económicas inasumibles y no es coherente con el artículo 28 del Reglamento de la Política Pesquera Común, que establece que la Unión Europea debe contribuir a unas actividades pesqueras sostenibles que sean económicamente viables e impulsen el empleo de la Unión”, añadió Millán Mon. Para éste es necesario que las normas se cumplan y que se sancione a los infractores, pero no puede haber dobles sanciones.

Por su parte el coordinador de pesca del Partido Popular Europeo Gabriel Mato alertó del peligro que tiene la doble sanción dado que penaliza a aquellos países que son más duros en materia de control y de lucha contra la pesca IUU. Para Mato todo lo que vaya en la dirección de una mayor transparencia y control es bienvenido, pero en ningún caso se puede demonizar a una flota como la que pesca en aguas de terceros países que en la mayoría de los casos, como el de la flota española, son un ejemplo de cumplimiento estricto de las normas y de una pesca sostenible. “Parece que algunos quieren acabar con esta flota, pero no lo vamos a permitir”, añadió el eurodiputado canario.

Millán Mon también abordó durante su intervención otro punto controvertido del informe, el referente al registro de autorizaciones de pesca de la Unión y los datos que debe recoger la parte pública del mismo y explicó que exige la publicación de una serie de datos que podrían llegar a afectar a la privacidad de las empresas y a hacerlas desvelar sus estrategias empresariales.

 

 

Fuente: Industrias Pesqueras | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here