La creación y funcionamiento del Consejo Ciudadano Sectorial (CCS) del MAGAP es uno de los logros participativos más valiosos alcanzados por la lucha campesina para la formulación de las políticas públicas.

El CCS se creó hace cinco años mediante el Ministerial N°42 que dispuso la conformación de esta instancia para que actúe en el diálogo, deliberación, seguimiento y evaluación de las políticas públicas que desarrolla el MAGAP. Está conformado por líderes de organizaciones vinculadas directivamente con la problemática agraria de las 24 provincias de nuestro país, quienes mantienen principios de inclusión por género, diversidad étnica y generacional.

Estos representantes son elegidos en cada provincia mediante la Asamblea Provincial Agraria (APA), a la que asisten delegados de las organizaciones productivas locales. En total, se estima la participación de 400 organizaciones agrarias en todo el país.

En cada provincia, el productor o productora designada asume el cargo de consejero principal, elegido para cuatro años, y como tal participará en la Asamblea Nacional, donde se elige al Coordinador General Nacional del Consejo Ciudadano Sectorial.

Delia Caguana, coordinadora General del Consejo Ciudadano Sectorial, manifiesta que “(…) antes, para poder hablar con la máxima autoridad teníamos que hacer una marcha, un levantamiento y lográbamos que solo nos recibían sus asesores. Ahora, podemos dialogar cara a cara con el Ministro para presentar nuestras demandas y propuestas. Este mecanismo de participación permite generar compromisos entre el gobierno y el pueblo”.

Jorge Lisandro Churuchumbe, agricultor de la Comuna Cochas en Imbabura, comenta que obtuvo un centro de acopio de leche, luego de que –como vicepresidente de la Comuna- presentara la propuesta ante el Consejo Ciudadano Sectorial.

“Antes no teníamos un centro de acopio. Había muchos intermediarios y piratas que recogían la leche, y no nos generaba buenos ingresos”, manifiesta.

La comuna que representa Churuchumbe deja en la planta unos 300 litros de leche por día, donde se garantiza su conservación por máximo dos días para su debida venta, y beneficia a más de 300 familias.

El productor Luis Fernando Ramos, de la Asociación de Pequeños Agricultores de Quitumba Grande, califica al CCS como “una organización muy interesante”, y agradece por haber recibido semillas de maíz y fréjol.

Entre los principales logros obtenidos a través del CCS están: La firma de un convenio para sistemas de riego por más de 3 millones de dólares para beneficiar a 2.500 agricultores directamente. La entrega de más de 5 mil sacos de semillas de papa en la Sierra, la asignación de más de 2 mil borregos para criaderos de reproducción de bovinos y los créditos obtenidos con BanEcuador, entre otros.

Entre las metas para el 2017 Delia Caguana indica que está:

·     Incidir para que la política pública del Agro mantenga sus buenos resultados.

·     Erradicar el contrabando de productos agropecuarios

·     Democratizar los procesos de comercialización comunitaria.

·     Incorporar a los jóvenes a la toma de decisiones del CCS.

·     Promover el crédito institucional para grupos vulnerables.

·     Consolidar espacios de diálogo con Consejeros de otras Carteras del Estado.

·     Incrementar las alianzas con organismos nacionales e internacionales para el tratamiento de problemas del Agro.

Fuente: Magap | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here