Gente sonriente, pujante, es lo que se observa al llegar a la ‘nueva’ ciudad de Manta, donde se levantan obras de infraestructura, tanto pública como privada, que muestran un panorama alentador en la reconstrucción del Puerto Pesquero del Ecuador, próximo a celebrar 95 años de cantonización.
Todos parecen tener un motor que los anima a levantarse rápidamente tras los estragos del 16A. No es fácil, dice el alcalde Jorge Zambrano, pero lo incentivan los ciudadanos mantenses y los miles de turistas que visitan anualmente sus 12 playas o llegan por negocios.
En 8 calles se realiza regeneración urbana. Cuatro son de la parroquia urbana Tarqui y 4 en Manta, con cambios en el sistema de alcantarillado -que data de más de 40 años-, vías, soterramiento de cables y desechos sólidos, explicó Miguel Cevallos, director del proyecto.
Los comerciantes de la avenida Flavio Reyes, arteria principal que va desde el Malecón hasta el sector de Barbasquillo, durante meses fueron perturbados por la transformación de la que hoy disfrutan. Ante ello, Ricardo Intriago, lugareño, pide mayor celeridad en los trabajos, principalmente en la Tarqui, para que sirva de aliciente a los que esperan recursos para reconstruir.
Lámparas ledes, parquímetros tarifados, cámaras de velocidad y 45 puntos de internet gratuito se suman a la modernidad que ofrecen los contenedores de basura subterráneos. Habrá 66 en toda la ciudad, al finalizar la obra, que pretende evitar la manipulación y mala disposición de los desechos.
El burgomaestre reconoce que es una evolución y que luego de las molestias vienen las satisfacciones.
Hoteles, restaurantes, edificios, urbanizaciones y más son parte de la inversión privada que ofrece a Manta nuevos bríos. En ese rumbo está el grupo Alvamenrest S.A., que invirtió $ 160 mil para realizar un estudio de mercado, implementación de imagen, menús y otros, que le permitieron abrir el restaurante El Santo, en la vía a Barbasquillo, sector que se proyecta como la nueva zona comercial.
“Decidimos invertir en Manta porque vimos una obra pública en crecimiento, tanto local como del Gobierno Central (…). Hay una economía vibrante y dinámica, movida principalmente por el atún, pero el turismo ocupa un gran sitial que ofrece las condiciones óptimas para invertir”, recalca Paulo Mendoza, representante del grupo.
El turismo es variado y llega de forma aérea, por crucero y mayoritariamente por vía terrestre. Para soportar esa afluencia entrará en funcionamiento una extensa y amplia terminal terrestre, que incluirá un centro comercial y salas de cine.
El ordenamiento de la ciudad se va dando. El alcalde señala que es un trabajo complicado y de lucha contra la idiosincrasia de la ciudadanía que se resiste, pero que lo van logrando con la implementación de una red de centros de abasto, que empezó con el ordenamiento del mercado Central y ahora con el de Los Esteros. Este albergará 482 comerciantes de cárnicos, lácteos, legumbres, pero también de ropa y accesorios, ofreciendo al público una suerte de supermercado, con área de parqueo. Continuará con el mercado Eloy Alfaro y el de mayoristas.
Tras el terremoto, las obras se adelantaron y priorizaron, en su mayoría para el desarrollo y productividad de Manta, con recursos provenientes de la Ley Especial que se creó para atender los sectores afectados por el fenómeno, un crédito del Banco Mundial, recursos municipales, créditos del Banco del Estado, entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here