Según información entregada por Odepa las exportaciones de ciruela deshidratada chilena en el 2017 fueron de US$ 175 millones, lo que representa un alza de 11% respecto al periodo anterior, cuando se registraron US$ 157,9 millones.

Respecto a los volúmenes, los envíos alcanzaron las 76.515 toneladas, lo que representa un alza de 9,1% respecto a las 70.105 toneladas registradas en 2016.

Actualmente se encuentra en pleno desarrollo la cosecha 2018 de ciruelas para deshidratado, pero la industria está realizando sus proyecciones, las que llegarían a 70.994 toneladas de fruta comercializable.

El presidente de Chile Prunes, Pedro Pablo Díaz, comentó “la cosecha este año viene bastante atrasada, lo que impide hacer un análisis certero respecto de las cifras finales que obtendremos en términos de la cantidad (toneladas proyectadas).

Indica que se ha producido un comportamiento dispar de Santiago hacia el sur, con bastante retraso en la VI Región -zona de Graneros y de Santa Cruz-, esta última, la más grande en producción de ciruelas deshidratadas para el país. Donde las cosechas han comenzado los últimos días de febrero, cuando lo normal es que sea las primeras dos semanas de febrero. En definitiva, Díaz explica “tendremos cosechas hasta la segunda semana de marzo y comienzos de la tercera semana”.

El director ejecutivo de Chile Prunes, Andrés Rodríguez, señaló que las exportaciones de ciruela deshidratada llegaron a 80 países, superando las 77 naciones registradas en 2015 y 2016, lo cual “demuestra que nuestra industria hace grandes esfuerzos para diversificar nuestros envíos a nuevos mercados”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here