La Unión Europea y México llegaron a un acuerdo el sábado sobre un nuevo tratado de libre comercio, un logro para ambas partes frente al creciente proteccionismo de los Estados Unidos liderado por el presidente Donald Trump. Como sus planes para una alianza comercial con los Estados Unidos se paralizaron después de la victoria electoral de Trump, la UE se ha centrado en intentar defender los mercados abiertos y sellar acuerdos con otros países con ideas afines.

El acuerdo con México sigue al acuerdo alcanzado el año pasado con Japón, y precede a las conversaciones de la próxima semana con el bloque Mercosur de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

«Con este acuerdo, México se une a Canadá, Japón y Singapur en la creciente lista de socios dispuestos a trabajar con la UE para defender el comercio abierto, justo y basado en normas», dijo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Para México, un acuerdo con la UE es parte de una estrategia para reducir su dependencia de los Estados Unidos, el destino del 80% de sus exportaciones, lo que se ha vuelto más urgente por los esfuerzos de Trump en reescribir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

La UE y México querían actualizar el acuerdo comercial acordado hace 21 años, que cubre en gran medida los bienes industriales. El nuevo acuerdo agrega productos agrícolas, más servicios, inversiones y compras gubernamentales, e incluye normas laborales y medioambientales y lucha contra la corrupción.

La Comisión Europea dijo que, según el acuerdo alcanzado el sábado, prácticamente todo el comercio de bienes con México estará libre de impuestos, incluidos los productos agrícolas como el pollo y los espárragos mexicanos y los productos lácteos europeos.

El acuerdo, por ejemplo, reducirá los aranceles mexicanos hasta un 20% en los quesos como el gorgonzola y aumentará las exportaciones de carne de cerdo de la UE, según la Comisión. También permitirá a las empresas mexicanas ofrecer contratos gubernamentales en Europa y empresas de la UE, incluso a nivel estatal. El ministro de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, dijo que ambas partes habían logrado una importante actualización del acuerdo original.

«Necesitaba ser más exigente en el sector agrícola, en los servicios, y en muchos de los elementos que al final hemos conseguido acordar después de dos años de trabajo», explicó .

Guajardo comentó que el acuerdo le otorgaría a su país un mejor acceso para productos como el zumo de naranja, atún, espárragos, miel y clara de huevo, así como un «acceso equitativo» para los productos cárnicos.

También se ha establecido el reconocimiento de las «indicaciones geográficas» para ciertos alimentos y bebidas, una demanda importante en la UE.

Tales indicaciones protegen a los productos agrícolas, por ejemplo, dictando que el término «champán» sólo pueda usarse para el vino espumoso del norte de Francia.

Sin embargo, no estaba claro cómo se había resuelto el tema del queso «manchego». La UE dice que el término debe aplicarse sólo al queso de oveja de España, pero México tiene su propio «manchego» hecho con leche de vaca.

Los negociadores de ambas partes continuarán trabajando en los detalles técnicos para escribir un texto final antes de fin de año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here