En compañía de tres cabras, dos de color negro y una de color café, Mary Salango recorre las calles de Montalvo ofreciendo leche fresca.

Con una gruesa soga sostiene del cuello a sus animales, mientras espera que algún cliente se acerque a consumir el producto que ofrece en vasos, a un dólar cada uno.

La mujer, oriunda de Loja, llegó a Montalvo hace 15 años en busca de mejores días. En el cantón emprendió el negocio de crianza de cabras y venta de leche de estos animales, y asegura que hasta ahora le ha dejado buenas ganancias.
Actualmente tiene en su finca 14 cabras, pero a diario sale a trabajar con tres, desde las 08h00. Ella asegura que gente de todas las edades consume la leche de las también llamadas “chivas” porque es rica en vitaminas. Indicó que cura la tos, la anemia y los dolores a los huesos, los niños y las personas de la tercera edad son quienes más la ingieren.
Beneficios. La creencia de Salango no está muy alejada de la realidad.
Profesionales de la medicina sostienen que  la leche de cabra tiene grandes beneficios, no tiene efectos secundarios al consumirla cruda en comparación con la de vaca. Además es un antiinflamatorio natural, tiene menos grasa, tiene un alto contenido de calcio, es menos tóxica que la de res, no causa indigestión y no inflama la mucosa intestinal.
“Es muy rica la leche de chiva, mi mamá me enseñó a tomarla, cuando era niña no me gustaba, pero con el pasar del tiempo me fui acostumbrando a tomarla y hoy en día me encanta, dos veces por semana busco a la señora y le compró”, mencionó Estefanía León, habitante del cantón.
La vendedora explicó que las cabras dan leche hasta cinco meses después de haber parido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here