Aunque se comercializó durante mucho tiempo en la misma categoría y con los mismos precios, el jengibre peruano es un producto completamente distinto al jengibre chino. La compañía Corp. Natural Green está especializada en la producción y la exportación del jengibre peruano orgánico, y todas sus actividades se realizan de manera completamente sostenible. Lorena Muro, de Natural Green, habla sobre su compañía y sobre las diferencias entre el jengibre peruano y el chino.

“El jengibre chino se cultiva en terreno muy llano y casi todo el proceso está mecanizado para abaratar costes. En cambio, en Perú, la producción y el procesado se realizan a mano, a causa de nuestra geografía”, explica Muro. Este factor humano también forma parte esencial de la filosofía de nuestra compañía, centrada en los aspectos social, económico y medioambiental, que diferencian a su producción de la producción china. “Vamos más allá de ser orgánicos. Nuestro objetivo es el desarrollo sostenible”, afirma. Otra diferencia es que el jengibre chino es más grueso y rosado, mientras que el peruano es más delgado y más picante.

La compañía hace énfasis en dar trabajo a más de 120 mujeres y proporcionarles todas las facilidades laborales y médicas. La compañía está en proceso de conseguir la certificación de Comercio Justo, con la que podrá seguir mejorando la vida de sus empleadas. Muro invita a conocer mejor las muchas funciones sociales que cumple la compañía en su página web.

Este aspecto social y el hecho de que cada vez más personas en todo el mundo conocen y comprenden la diferencia entre el jengibre peruano y el chino han permitido vender su producto a precios más elevados.

La temporada alta de jengibre peruano transcurre de julio a febrero, aunque el resto de meses también está disponible en menor cantidad. “El año pasado, alcanzamos los 100 contenedores de carga completa, y esperamos más este año”, comenta Muro sobre los volúmenes. Sus mercados de exportación son Estados Unidos y Europa, donde el jengibre peruano está consiguiendo un interés cada vez mayor. Al tratarse de un producto orgánico, no lo comercializan a nivel nacional.

La región de producción principal es Pichanaqui, donde se encuentran las plantaciones más antiguas y la planta de procesado, en la que el jengibre se somete a dos lavados (realizados completamente a mano por las “señoras” de Natural Green) y a un proceso de secado al sol y al viento cálido de la región, que no necesita de energías no renovables. La selección y el envasado también se realizan allí.

Por último, Muro destaca su otro gran producto, muy similar al jengibre: La cúrcuma. Esta raíz, utilizada para sazonar, pero que también puede consumirse fresca, está empezando a ganar reconocimiento mundial por sus asombrosas propiedades medicinales. “Es muy rica en vitaminas. Está consiguiendo reconocimiento a nivel internacional y estamos aumentando la producción y los volúmenes a Europa. Vendemos muchos productos elaborados con cúrcuma. Actualmente, también producimos jengibre deshidratado y cúrcuma deshidratada, de los que exportamos grandes volúmenes”.

“Producimos jengibre y cúrcuma, nuestros dos productos principales, en grandes volúmenes y con calidad suprema; esa es nuestra especialidad”, concluye.

 

 

 

Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here