Productores bolivianos de la región de Santa Cruz reportaron a finales de enero el primer brote de la plaga de langostas, que en un principio afectó solamente 220 hectáreas y fue calificado como estacionaria. Pero a comienzos de febrero, las áreas infectadas se multiplicaron superando las 1.200 hectáreas. Hasta el momento, los cultivos afectados son de maíz, sorgo, pasto, maní y cítricos.

Vale recalcar que a principios del 2016, Argentina sufrió la plaga más grande reportada en 60 años, siendo más de 700.000 hectáreas las afectadas. Organismos argentinos tomaron medidas preventivas para que la plaga no se vuelva a repetir en el verano de 2017. Pero no se tomó en consideración que esta plaga podría propagarse a otras regiones, hipótesis sustentada por diferentes autoridades bolivianas. “Las langostas ingresaron al país procedentes del norte de Argentina, específicamente por la provincia de Salta”, afirmó el ministro de Desarrollo Rural.

A partir del miércoles 8 de febrero, el Senave (Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas)  ha declarado estado de emergencia en las zonas afectadas, región que abastece un promedio del 80% de alimentos nacionales. El gobierno ha confirmado que 720.000 euros serán destinados a combatir esa plaga. A pesar de que el ministro aseguró que «la langosta no puede ser exterminada, va sobrevivir a cualquier tipo de intervención, tenemos que aprender a vivir con la langosta».

Asimismo el gobierno boliviano, ante la falta de experiencia con esta especie de langostas, ha solicitado el apoyo de Senasa Argentina, quienes brindarán asesoría preventiva y cooperación para combatir esta plaga. La fumigación ya se inició, proceso que durará aproximadamente dos semanas.

 

Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here