Consumir macroalgas puede ofrecer beneficios para la salud en la prevención del cáncer de colon y las enfermedades inflamatorias del tracto digestivo, según investigadores de la University of Florida.

Un detallado estudio multianual identificó los compuestos de macroalgas responsables de actividades anti-inflamatorias y sus mecanismos de acción. Los investigadores probaron los productos naturales en múltiples modelos basados en las células y animales, y encontraron la activación de una vía responsable para combatir la inflamación y las resultantes enfermedades digestivas. Además, los componentes de las macroalgas modificaron la composición de la microbiota del intestino, incrementando la abundancia de las bacterias halladas en los probióticos que son beneficiosos para la salud del colon.

“Esto es un hallazgo excitante debido a que la inflamación del colón impacta en muchas de las condiciones de salud, incluido la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad de Crohn y es un precursor potencial para el cáncer de colon” dijo Hendrik Luesch, profesor de química médica, y Debbie y Sylvia DeSantis, presidente en Natural Products Drug Discovery and Development de la UF.

Las macroalgas ricas en minerales son una parte importante de la dieta de humanos, especialmente en Asia y las islas del Pacífico. Los científicos plantean la hipótesis de que el consumo de algas marinas ha contribuido a reducir la tasas de cáncer entre estas poblaciones, pero Luesch dijo que hay una brecha en la investigación para comprender las estructuras químicas y las actividades mecanicistas responsables de las cualidades anticancerígenas y antiinflamatorias.

El estudio de UF aborda algunos de estos vacíos y concluye que ciertos compuestos derivados de las algas combaten la inflamación en el tracto digestivo.

“Nos enfocamos en una macroalga de Florida y los compuestos responsables de la mayoría de la actividad medida por el huésped y la microbiota” manifestó Luesch, el investigador principal del estudio. “A través de la secuenciación de ARN de los tejidos del colon, identificamos efectos beneficiosos duales en las vías de señalización del huésped y el microbioma intestinal, lo que podría tener beneficios para la salud del consumidor”.

Una vía de señalización es un grupo de moléculas que se activan entre sí cuando necesitan transmitir un mensaje, como la protección contra el estrés oxidativo e inflamatorio. Luesch dijo que si los componentes específicos de algas y las preparaciones de productos naturales pueden proteger las células sanas o reducir el estrés en las células digestivas inflamadas, entonces existe la posibilidad de prevenir el desarrollo de enfermedades inflamatorias.

“Con cualquier respuesta al estrés, la regulación debe ser estrictamente controlada” dijo Luesch. “Se necesitan más estudios para determinar la dosis potencial y los efectos secundarios, entre muchas otras consideraciones, antes de que el potencial clínico pueda ser completamente comprendido. Además, los primeros datos sugieren que estas algas regulan positivamente las bacterias en el tracto digestivo que predicen la capacidad de respuesta a la inmunoterapia contra el cáncer, lo que significa que el consumo de esta macroalga podría preparar a los pacientes para un resultado exitoso con este tipo de terapia contra el cáncer”.

Cymopolia barbata es un macroalga que se origina en el Mar Caribe y el Océano Atlántico. Los investigadores de UF recolectaron muestras de algas marinas de la costa de Boca Grande Key, una isla de cerca de 15 millas al oeste de Key West, Florida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here