Detallaron que en las fechas óptimas para cultivar, el grueso de los agricultores estaba preparado para sembrar maíz, pero se registró sequia por más de 37 días y, ante la escasa precipitación pluvial, decidieron sembrar cebada, incrementando con ello, la superficie de siembra en el estado, pues sembraban entre 25 mil y 30 mil hectáreas, y este año aumentó a 45 mil hectáreas.

En este sentido, el representante del Sistema Producto Cebada en Tlaxcala, Juan Lara Dávila, afirmó que el desarrollo vegetativo de la planta fue bueno, pero en temporada de cosecha, a finales de septiembre y principios de octubre, se presentaron lluvias constantemente, por lo que el rendimiento que venía bien resultó afectado por exceso de humedad y sol, pues se resecaron las plantas y el rendimiento disminuyó.

Agregó que hay grano en bodegas, pero no dio el peso electrolítico que exige la industria maltera, lo que genera pérdidas económicas, ya que “la cosecha no alcanza a cubrir los gastos de producción, pues la mayoría trabaja con créditos bancarios y pese a que cuentan con seguros, éstos no cubren las pérdidas, porque la cobertura es para productores que tienen un rendimiento menor a dos toneladas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here